Las corralas, todo un símbolo de Madrid

Corrala de La Latina
Corrala de La Latina |REDACCIÓN

Durante tres siglos, fueron las viviendas 'más castizas' de Madrid, aunque también las más humildes, y un lugar de 'comunidad' en donde los vecinos eran casi una familia.

De fachada estrecha y estructura normalmente de madera, las corralas fueron inmortalizadas en obras literarias tan famosas como 'Fortunata y Jacinta', de Galdós (a pesar de que Fortunata vivía, según la novela, en la mismísima Plaza Mayor).

Se calcula que quedan unas 400 corralas en Madrid. Las más famosas están en La Latina, Lavapiés o la zona del Rastro, pero también hay en Malasaña o Vallecas

Con el tiempo, muchas corralas han desaparecido, pero aún quedan cerca de 400 en Madrid, sobre todo en la zona de Lavapiés, Embajadores y Barrio de La Latina. Hacemos un recorrido por su historia y sus principales características.

La vivienda del Madrid más humilde

Las corralas son viviendas unidas en torno a un patio interior. Todas están comunicadas por una galería a modo de terraza construida en torno al patio, que era, en principio, el centro neurálgico en donde los de vecinos antaño hacían vida.

Estas 'casas corredor' fueron muy populares en los siglos XVII, XVIII y XIX, y el lugar al que podían acceder los trabajadores con menos renta per cápita. Fueron una evolución de las antiguas casas castellanas con patio interior, solo que éstas comenzaron a elevarse ante el aumento demográfico de la capital.

Las corralas más antiguas fueron reformadas en los años 80 para ampliar el espacio de las viviendas particulares y dotarlas de aseos

Las corralas están construidas sobre planta rectangular. Las casas son más bien pequeñas y los patios, alargados o cuadrados. Desde los patios se accede a los corredores y a las viviendas particulares por unas escaleras.

Algunas curiosidades sobre las corralas

Las corralas de hoy no son exactamente iguales a como eran. Muchas fueron reformadas en los años ochenta para modernizarlas por dentro (respetando la característica estructura exterior). Las viviendas de las corralas, por ejemplo, no tenían aseo. Cada planta tenía uno a compartir por todos los vecinos.

En el Barrio de la Latina hay un hotel-corrala, la Posada del León de oro (en la Cava Baja)

Los espacios particulares, de apenas 20 metros cuadrados, eran demasiado pequeños, así que en esas reformas, muchas se unieron entre sí para conseguir viviendas más amplias.

Y aunque son viviendas muy características de Madrid, también existen en otras provincias, como Sevilla, Granada, Tenerife o Vitoria..

Las corralas más populares de Madrid

  • El Centro Cultural La Corrala (calle Carlos Arniches,3), que es la sede del Museo de Artes y Tradiciones populares. 
  • La corrala entre las calles Sombrerete y Tribulete (además hay otra corrala más en la calle Tribulete). 
  • La corrala del Rastro (en Ribera de Curtidores). 
  • La Posada-corrala del León de Oro calle de la Cava Baja, 12)
  • La corrala de la calle Miguel Servet
  • La corrala de Lavapiés (calle Lavapiés, 38), sede vecinal. 
  • La corrala 'oculta' en un Centro de mayores de la Comunidad de Madrid, en la calle de la Cebeza, 14. 
REDACCIÓN