Ventura Rodríguez, el arquitecto madrileño que embelleció Madrid

Palacio del Infante don Luis, en Boadilla del Monte
Palacio del Infante don Luis, en Boadilla del Monte |Europa Press

Madrileño de nacimiento (de Ciempozuelos, para ser exactos), y arquitecto de oficio y vocación (aunque ante todo, dibujante). Tiene una calle en pleno barrio de Arguelles y hasta una estación de metro. Un reconocimiento justo por todo lo que dejó en la capital.

Ventura Rodríguez amaba su ciudad y quiso embellecerla hasta el extremo. ¿Barroquismo? Sí. Pero a su estilo, muy personal y depurado.

Desde el famoso Palacio del Infante don Luis, en Boadilla del Monte a la Fuente de la diosa Cibeles. Madrid está repleto de obras suyas. ¿La repasamos?

De marcada influencia romana

Descubrió su habilidad con el dibujo desde pequeño, y fue discípulo del arquitecto italiano Filippo Juvara, quien le llamó a su lado como delineante. De hecho, participó en la construcción del Palacio Real cuando Juvara murió, como ayudante de Giovanni Battista Sacchetti.

Con fuerte influencia italiana, pero un gusto depurado del barroco, Ventura Rodríguez hizo suyo un estilo propio que terminó por conquistar a la corte española del siglo XVIII. Y aquí tenemos algunos buenos ejemplos en los edificios en donde dejó su sello:

- La Capilla del Palacio Real de Madrid (calle de Bailén): Construida entre 1750 y 1759, es quizás la estancia del Palacio Real que más llama la atención. Tiene planta central y cúpula de media naranja. Posee 16 columnas de mármol negro de una sola pieza. Cada una de ellas está coronada por capiteles en estuco dorado. Las esculturas en yeso de los evangelistas son de José Ginés. Dispone de dos altares y un órgano construido por Jorge Bosch y considerado una obra maestra.

- Iglesia parroquial de San Marcos (calle San Leonardo, 10): De estilo barroco, cuenta con una planta de cinco elipses y bóvedas elípticas y con una fachada enorme y ligeramente curvada. Esta parroquia es, por cierto, monumento nacional desde 1944.

- Decoración del Real Monasterio de la Encarnación (calle de la Encarnación, 2): Este famoso convento de las Agustinas recoletas, situado en una céntrica calle de Madrid, cuenta con una exquisita decoración, obra de Ventura Rodríguez. Añadió capiteles jónicos, varios retablos y lienzos y casetones en las bóvedas.

- Palacio del infante Don Luis, en Boadilla del Monte: La gran obra maestra de Ventura Rodríguez, y un icono del neoclasicismo en Madrid. Fue construida en 1765, y no solo diseñó el edificio, sino también el conjunto ajardinado que lo acompaña. El palacio, que es de tres alturas, tiene una planta rectangular alargada. Está construido en ladrillo rojo y piedra, con cubierta de teja árabe. El edifico está coronado por dos pequeñas torres a los lados.

- Interior de la Colegiata de San Isidro (calle de Toledo, 37): Sí, se trata del lugar donde se custodian los restos de San Isidro y su mujer, Santa María de la Cabeza. El arquitecto se encargó de diseñar el altar mayor y un nuevo presbiterio.

Interior de la Colegiata de San Isidro |Europa Press

- Palacio de Liria (calle de Princesa 20-22): La actual sede de la Casa de Alba y centro de congregación de infinidad de obras de arte, cuenta con un trabajo de 'revisión' de Ventura Rodríguez sobre el trabajo inicial de Louis Guilbert. Fue terminado en 1785 y considerado uno de los palacios más elegantes de Madrid.

- Palacio de Altamira (calle de La Flor alta, 8): este palacio barroco es Monumento Artístico Nacional desde 1977. Es la actual sede del Instituto Europeo di Design. El proyecto inicial de Ventura Rodríguez era el de un palacio enorme, con dos patios, uno de ellos ajardinados. Pero finalmente tuvo que 'recomponerse' y de ese primer proyecto solo se construyó una parte.

Y las fuentes más famosas de Madrid

Fuente de Cibeles, Madrid |Europa Press

A pesar de contar con algunos grandes fracasos, como el diseño de la Puerta de Alcalá (se escogió finalmente la obra de Sabatini), Ventura Rodríguez también dejó en Madrid las fuentes más hermosas, fuentes que no se han convertido en todo un símbolo de la capital, además de centro de peregrinación de aficionados al fútbol en momentos de celebración.

Sí, hablamos de La Cibeles y la Fuente de Neptuno. Son diseños de Ventura Rodríguez, ejecutados después por varios escultores.

Pero no son las únicas fuentes que dibujó. También fue responsable de diseñar la fuente de Apolo (situada en el Paseo del Prado), la Fuente de las Conchas, fuente ornamental de los jardines del Moro, Las cuatro Fuentes (al inicio del Paseo del Prado), la Fuente de las Alcachofas (se encuentra en el parque del Retiro), la Fuente de los delfines (calle Hortaleza, esquina con Santa Brígida) y la Fuente de Ventura Rodríguez o de Los tres caños, en Boadilla del Monte.