Los vecinos de la fronteriza Seseña, afectados por el cierre

  • En Calypo Fado, una casa pertenece a Navalcarnero y otra a Casarrubios del Monte
  • A estas complicaciones, hay que sumar los atascos que se forman cuando se realizan los controles

Seseña está muy cerca de Madrid pero ubicada en Toledo. Ellos están confinados hasta el 9 de noviembre.

Muchos vienen a trabajar a Madrid o tienen familiares a los que no van a poder ver. La mayoría considera que, a pesar de las molestias, el cierre era necesario.

Entran y salen del municipio con su justificante. La mayoría de los vecinos de Seseña hacen parte de su vida en Madrid.

“Tengo que ir a ver a mis padres y no puedo” lamenta una de las residentes de la localidad. “Tengo a los niños en Aranjuez y no me queda más remedio” nos dice otra de las encuestadas.

Atascos en los controles

El cierre de la Comunidad afecta a los que necesitan ir a Madrid y a los que tienen casa en el municipio y pensaban ir a pasar el puente.

“Menos contagios, pero las medidas deberían ser uniformes para todos” reclama uno de los vecinos.

A estas complicaciones, hay que sumar los atascos que se forman cuando se realizan los controles en la autovía: “controles y accidentes y media hora para un trayecto de veinte kilómetros”.

Aunque los vecinos creen que el cierre era necesario: “lo tenían que haber hecho hace ya mucho tiempo” nos dice una de las vecinas.

Calypo Fado, entre dos regiones

Y para curioso el caso de la urbanización Calypo Fado.Calypo Fado. Esta casa pertenece a Navalcarnero y esta otra a Casarrubios del Monte. O lo que es lo mismo, una a Madrid y otra a Toledo.

“Aquí no hemos vivido ningún control en el día a día” nos cuenta uno de los residentes.

Solo con cruzar los vecinos cambian de Comunidad. La marca en el asfalto supone hoy una auténtica frontera.

Mejores Momentos

Programas Completos