Control de humos en los vehículos de Madrid con multas de hasta 3.000 euros y la posibilidad de inmovilización

  • En la Plaza Elíptica habrá un equipo fijo para controlar el exceso de emisiones de los tubos de escape
  • Habrá que volver a pasar la ITV si los agentes detectan un aumento de tóxicos por encima de lo establecido
Foto: Telemadrid.es |Vídeo: Telemadrid

El cuerpo de Agentes de Movilidad de Madrid ha comenzado a vigilar desde este lunes los humos que expulsan los vehículos que circulan por la capital con el objetivo de contribuir a reducir las emisiones contaminantes de la ciudad.

El lugar elegido para comenzar esta nueva misión ha sido la Plaza Elíptica, la zona de la ciudad que registra los peores datos de contaminación. En esta plaza se situará un punto fijo de control de humos al ser el punto negro de la calidad del aire de la ciudad.

Madrid 360 se marca como objetivo reducir la polución de la Plaza Elíptica
Madrid 360 se marca como objetivo reducir la polución de la Plaza Elíptica
Madrid 360 se marca como objetivo reducir la polución de la Plaza Elíptica

Madrid 360 se marca como objetivo reducir la polución de la Plaza Elíptica

Multas y plazos

Las intervenciones podrán llevarse a cabo siempre que, a juicio de los agentes y como resultado de la inspección visual o de la realización sobre el terreno de pruebas de detección mediante equipos de medición de humos y gases, tengan indicios evidentes de emisiones excesivas. En esos casos, se requerirá al titular para que presente el vehículo a inspección en el plazo de un mes en los centros autorizados para la inspección técnica de vehículos.

Si una vez pasados 30 días, el propietario no somete el vehículo a la ITV, constituirá una sanción tipificada como leve en el artículo 53 de la ordenanza, pudiendo llevar aparejada una multa de hasta 750 euros. Si el requerimiento de los agentes de la autoridad se hubiera producido durante la vigencia de un episodio de contaminación, no pasar la ITV sería una infracción grave que podría suponer una multa de hasta 1.500 euros.

Infracciones graves

La negativa absoluta, resistencia u obstrucción a la actividad de inspección o control que impida su realización supone una infracción muy grave penalizada con hasta 3.000 euros.

Los agentes podrán inmovilizar un vehículo, tal y como recoge el artículo 31 de la ordenanza, si se superan los niveles máximos permitidos de emisión de gases y humos, sobre todo si se hubieran activado las medidas de actuación en episodios de contaminación y mientras no se hayan subsanado las causas del incumplimiento.

También serán motivo de paralización del vehículo las situaciones en las que los humos puedan dificultar la visibilidad a otros conductores.

Si se llega a la situación extrema de que el vehículo sea trasladado al depósito, se podrá recuperar cuando se suscriba el documento de compromiso de reparación, de nueva presentación del mismo debidamente corregido ante un centro de inspección autorizado y de no circular hasta que la inspección sea favorable.

Mejores Momentos

Programas Completos