Vídeo: Telemadrid | Foto: REDACCIÓN

Dos jóvenes madrileñas, premiadas por su mascarilla ergonómica para los respiradores

María es ingeniera. Alicia, enfermera. Juntas, forman un dúo perfecto y han inventado algo que puede beneficiar a miles y miles de personas que se ven obligadas a usar un respirador. Su invento, una mascarilla modular que mejora la ventilación mecánica no invasiva.

Un invento premiado

A María se le ocurrió este invento por su abuela, que necesitaba respirador por culpa de una esclerosis que le dificultaba la respiración y se sentía agobiada con la máscara que se usa actualmente. “Es una máscara que cubre toda la cara. No puedes ponerte gafas, se resecan los ojos, las tiras de sujeción molestan mucho… “.

Con la ayuda de Alicia, enfermera acostumbrada a atender pacientes con problemas respiratorios, consiguieron crear una máscara compatible con el respirador más ergonómica, abierta en la zona de los ojos y con correas más simples. Se sujeta como una diadema.

Un 10% de la población española usa un respirador por apneas del sueño, neumonías, o cualquier otra enfermedad pulmonar

Estas jóvenes también han inventado una sonda nasogástrica que se puede adaptar a la máscara de respiración. Han sido galardonadas con el premio James Dyson por este invento.

La patente la ha pagado la Universidad donde estudia María, La Universidad Politécnica de Madrid, que cuenta con un presupuesto anual para patentar los inventos de sus alumnos. Y no es para menos: es la primera universidad en toda España en número de patentes. Tienen más de 500.

María se suma así al grupo de alumnos prometedores, creativos y sobre todo, inventores.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de inventos