Museo Kelton House, casa donde se refugiaron cientos de esclavos que buscaban la libertad

  • El Museo y Jardín Kelton House fue fundado en 1976
Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

A principios del siglo XIX, en Estados Unidos empezó a haber un movimiento abolicionista para prohibir la esclavitud y Ohio era considerado un estado libre por lo que hasta 40.000 esclavos que buscaban su libertad llegaron hasta aquí para poder atravesar hasta Canadá.

Uno de los lugares seguros en este estado era la Casa Kelton, Kelton House, que actualmente permanece abierta como museo para recordar la historia de todos esos hombres y mujeres que pasaron por aquí.

Nosotros hemos estado en este lugar donde nos ha recibido Sarah, la directora del establecimiento.

La casa se encuentra en lo que alguna vez fue un terreno que perteneció a las Naciones de Hopewell, Miami. Fernando C. Kelton compró la propiedad al gobierno de Estados Unidos y en 1852 construyó la casa donde vivían y criaban a sus hijos la familia de Fernando Cortez y Sophia Stone Kelton de los cuales hay una fotografía a la entrada a este museo.

Esta familia se dedicaba a la exportación de productos y no creían en absoluto en la esclavitud por lo que ayudaban a todos aquellos que intentaban escapar de ella.

Con más del 80% de los artefactos originarios de la familia Kelton, el museo ofrece una experiencia única

Este museo se conserva con los muebles típicos de la época y muchos de los visitantes aseguran que aquí se producen fenómenos extraños como la mancha que apareció en un sofá hace unos días y luego desapareció sola, tal y como nos cuenta su directora.

Los jardines cuentan con estatuas, celosías, setos y diversos especímenes de plantas al estilo victoriano.

Bajo la casa, se encuentra un gran sótano donde se refugiaban los esclavos para no ser encontrados, aunque su paso por esta casa era muy rápido, apenas llegaban, comían, se cambiaban de ropa y continuaban su viaje, aunque la estancia disponía de un camastro donde podían descansar un rato.

Los ciudadanos se sometían a una gran condena si eran descubiertos refugiando esclavos

Si las autoridades descubrían a los dueños de una casa dando refugio a algún esclavo, les quitaban su propiedad, les quitaban también a los hijos, ellos iban a prisión y encima tenían que pagar una multa de mínimo 1.000 dólares de la época.