La Regadera: Pepe Molina 24.05.2021

Pepe Molina (José Molina Blázquez) es madrileño y lleva vinculado al barrio de Vallecas desde hace más de 40 años.

Presidente de la Asociación de Vecinos de Palomeras Sureste, dedicado durante décadas al movimiento vecinal del barrio, ha sido vicepresidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid también durante años.

Conocedor de la historia de tan emblemático barrio, de sus vecinos y hasta de sus personajes ilustres, con Pepe hacemos un recorrido desde los inicios hasta el presente, de Vallecas.

“Calles repletas de barro, sin asfalto ni aceras, sin agua corriente, sólo en algunas fuentes” así describe Pepe Molina su primera visión de un barrio que, con los años, se convirtió en objetivo donde poner en marcha planes de desarrollo urbanístico, que pretendían dejar fuera a los primeros vecinos -que habían construido sus casas bajas por las noches, colocándoles un techo antes del amanecer, para evitar que se las derribaran-.

Pepe Molina es autor del libro “Vallecas en lucha (30 años de reivindicaciones y conquistas populares)” publicado este mismo año por la editorial Agita Vallecas, por lo que, de su mano, también analizamos todo lo relacionado con los orígenes y conquistas de los movimientos vecinales.

La Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas fue la primera asociación de vecinos constituida en Madrid al amparo de la Ley de Asociaciones, promovida en1964 por Manuel Fraga Iribarne que, por aquél entonces, era ministro de Franco. Recordamos hitos históricos como éste que permitieron a los vecinos promover cambios en sus barrios y enfrentarse unidos a la especulación urbanística.

Durante la charla interviene también la abogada y política Paquita Sauquillo quien estuvo, en la década de los 60, al frente de una consultora laboral en la Parroquia del Buen Pastor en Palomeras Bajas, desde donde asesoraban a los vecinos en toda clase de cuestiones legales.

También destaca el papel de los llamados “curas obreros”, religiosos que desde sus parroquias apoyaron las acciones que articularon aquellas asociaciones de vecinos que, a fuerza de insistir, lograron hasta llevar el Metro a sus barrios.