Pros y contras de echarse la siesta

  • Solo el 40% duerme después de comer.
Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

La siesta es un bien de interés cultural y sino que se lo digan a los famosos internacionales. Eso sí, hay que tener mucho cuidado porque no siempre es buena y finalmente lo que era un momento de relax se acaba convirtiendo en una pesadilla, nunca mejor dicho.

Dime cómo duermes y te diré quién eres
Dime cómo duermes y te diré quién eres
Dime cómo duermes y te diré quién eres

Dime cómo duermes y te diré quién eres

Existen muchos tipos de siesta. En primer lugar, las hay rápidas. Es decir, lo que se dice coloquialmente hablando como una cabezadita. También las hay de dos o tres horas, a esto se le conoce como siestas de pijama y orinal. Pero tampoco podemos olvidarnos de las siestas que se juntan con la hora de dormir porque, sin duda alguna, esas son las más perjudiciales.

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos