El parricida de Getafe sufrió un cambio de comportamiento el día anterior al homicidio

Ni antecedentes ni denuncias por violencia. El Tribunal Superior de Justicia valenciano señala que no constan actuaciones previas contra el hombre residente en Getafe que este domingo apuñaló mortalmente a su hijo de 12 años e hirió a su hija de 10, tras lo cual se suicidó en el municipio de Cabanes (Castellón).

La familia, residente en la calle Octavio Paz de Getafe, y que veraneaba todos los años en la localidad castellonense, era al parecer querida y discreta, según ha podido corroborar Telemadrid, puesto que incluso a los vecinos consultados les costaba ponerles cara.

"Esto tenía que acabar así, no hay otra salida"

Nuestro colaborador Ángel Moya ha aportado información en exclusiva sobre el suceso. Y es que, según las primeras declaraciones de la mujer del parricida, este sufrió un cambio en su comportamiento desde el viernes. Había perdido el trabajo recientemente y, tras cometer el parricidio y antes de lanzarse desde la azotea del edificio, le dijo a su mujer que "esto tenía que acabar así, no hay otra salida".

Minuto de silencio

La alcaldesa de Cabanes, Virginia Martí, ha mostrado en Buenos Días su "cariño a la familia", que se va a materializar este lunes con un minuto de silencio. Además, ha señalado que no conocía personalmente a la familia, que tenía su residencia de verano en una urbanización cercana a la playa.

Los hechos se produjeron sobre las 3.30 horas de la madrugada del sábado al domingo. La niña está ingresada en el Hospital General de Castellón.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Sucesos