Juan Luis Cebrián: “España tiene una deuda de gratitud con el Rey Juan Carlos, no hay nada que le impida volver”

  • “Putin está tratando de desestabilizar la Unión Europea y lo hemos visto con el brexit y en las elecciones catalanas. Ha habido intervención rusa en algunos procesos electorales españoles”
Foto: TELEMADRID |Vídeo: Telemadrid

Juan Luis Cebrián, periodista y exdirector de El País, y conocedor de la Transición ha destacado en una entrevista en Buenos Días Madrid de Telemadrid la importancia que tuvo el Rey Juan Carlos en la Transición y cree que Don Juan Carlos “debe volver a España si quiere volver a España, no hay nada que lo impida, es un ciudadano que mantiene vivos todos sus derechos, por tanto, si quiere volver a España debe volver a España, es una cuestión suya personal, no una cuestión que afecte al Gobierno

“Creo que este país tiene una deuda de gratitud con el Rey Juan Carlos independientemente de que él mismo ha reconocido que ha cometido irregularidades fiscales. Pero, al margen de los errores en que hay podido incurrir, ha sido fundamental para el establecimiento de la democracia española y para el ejercicio de la libertad colectiva e individual en este país”, afirma Cebrián.

“Creo que esa deuda de gratitud debe reconocerse cuando ya está fuera de la Jefatura del Estado. Me parece que la historia le hará justicia en ese sentido”, añade.

“Pero el problema de España no es el Rey Juan Carlos sino el mantenimiento de una política de cohesión, de reconciliación y de diálogo constructivo entre los españoles, de la capacidad de vivir juntos y no rememorar enfrentamientos civiles”.

Futuro amenazado por fanáticos

“El futuro de la Monarquía está amenazado porque hay acciones claramente destinadas a que así sea. Los ataques a la Monarquía no son fruto de un comportamiento irregular del monarca. La existencia de la Monarquía es la clave del funcionamiento de todo el sistema constitucional. Si cae la Monarquía cae la Constitución que es lo que los fanáticos quieren hacer. El mantenimiento de la Monarquía parlamentaria supone paradójicamente en este momento el mantenimiento de los valores republicanos en la convivencia política española”.

Testigo y protagonista de la Transición española, Cebrián destaca como hecho más importante “la reconciliación en nuestro país, ese fue el éxito más importante de la Transición” “Temo que ahora en vez de dos Españas hay tres o cuatro y lo que ha pasado con la Ley de Amnistía es increíble, cuando dicen que es una herencia del franquismo cuando fue un reclamo de los partidos de izquierda, fundamentalmente del Partido Comunista y del PSOE y fue la clave de esa reconciliación. El presentar esa victoria de la izquierda como una herencia del franquismo es fundamentalmente una estupidez y denota la ignorancia de algunos líderes de la izquierda actual, que ni siquiera se saben la historia de España”.

El “espectáculo” del Gobierno con Franco

“Yo sí creo que a Franco debía sacársele del Valle de los Caídos, pero no como se le sacó, sino sin convertir eso en un espectáculo político como hizo este Gobierno. La memoria histórica es importante, el problema es cuando esa memoria se convierte en desmemoria, en manipulación de los hechos, en olvidar la realidad de la confrontación. Volver a reinventar eso con una especie de guerra civilismo de baja intensidad que es lo que tenemos me parece un error y no lo merecemos”.

Destruir desde dentro de la democracia

Cree Cebrián que hay “un deterioro de la clase política, que no es exclusivo de España, que es cortoplacista y solo mira la permanencia en el poder o el asalto al poder en el corto plazo. Y luego hay movimientos de extrema izquierda y derecha que visto que no pueden cambiar el régimen democrático mediante un proceso revolucionario lo que hacen es ocupar los regímenes democráticos y desde dentro de la democracia destruirlos. Esto lo hemos visto en Venezuela, en Nicaragua y los estamos viendo en El Salvador”.

Putin desestabiliza la Unión Europea

Comenta Cebrián sobre movimientos como el 15-M que “es obvio que algunos movimientos como esos tuvieron financiación exterior, aunque no creo que mucha. A mí lo que me preocupa fundamentalmente es la posición de Rusia que, por ejemplo, es muy activa en Venezuela, porque Putin lo que está tratando es de desestabilizar la Unión Europea y lo hemos visto con la intervención que tuvo en las redes sociales tanto en el referéndum del brexit en Inglaterra como en las elecciones catalanas aquí”.

Añade que “con toda seguridad ha habido intervención rusa en algunos procesos electorales españoles. La gente no se da cuenta de que España depende en gran medida de la geopolítica y esta cambia a pasos agigantados. Estamos en una reconstrucción de las relaciones internacionales que está afectando a las políticas locales”.

Independentismo catalán financiado

Señala Cebrián que “ha habido contactos con el independentismo de Puigdemont y se ha demostrado y con conversaciones concretas. De todas maneras, Rusia y otras potencias extranjeras tratan de influir en los procesos electorales, también lo hace EEUU, Irán o China, pero el problema catalán es un problema nuestro, no solo de los catalanes. Claramente el proceso no va a triunfar, Cataluña no va a ser independiente, lo que pasa es que el proceso está castigando a los catalanes y dividiendo a los españoles”.

“El ultranacionalismo fanático sea catalán o español es algo que atenta contra la democracia liberal que es la base de nuestra convivencia. El independentismo está financiado con un dinero de la burguesía catalana por una parte y por otra con los impuestos de los españoles como hemos visto y por eso han sido condenados por el Tribunal Supremo”, afirma.

La oposición de la oposición

Lamenta Cebrián que actualmente “el debate, el razonamiento y el acuerdo se han convertido en división y confrontación y en insultos a diario. Y el Gobierno todavía peor porque se ha convertido en la oposición de la oposición”.

“Tenemos que reconocer que hay un problema político en la relación entre Cataluña y el resto de España, no entre Cataluña y España como ellos dicen, porque España sin Cataluña sería otra cosa, siempre ha estado Cataluña integrada en España. Hay un problema político y hace falta negociación dentro del marco de la Ley para recuperar el consenso constitucional que es lo que está en quiebra”, propone.

“Es fundamental cumplir con el Estado de Derecho y los independentistas catalanes han delinquido, han vulnerado el Estado de Derecho y han sido condenados por ello. Si se rompen las reglas del juego no puede haber negociación ni puede haber nada”, manifiesta.

Cree Cebrián que los partidos deberían ser capaces “de trabajar y ponerse de acuerdo y no han sido capaces de hacerlo ni tan siquiera ante un desastre mundial como ha sido la pandemia y se han estado tirando los trastos a la cabeza incluso con las políticas sanitarias”.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de El País