Perseverance llega a Marte y Madrid transmite su señal a todo el mundo

El control de la misión Mars 2020 celebra la llegada de la nave a Marte
El control de la misión Mars 2020 celebra la llegada de la nave a Marte |NASA

Un nuevo éxito del programa de exploración planetaria de la NASA. La agencia estadounidense ha vuelto a posar sobre el suelo marciano otro de sus laboratorios rodantes. Tras los 'rover' Oportunity y Curiosity ha llegado Perseverance, de mayor tamaño y con más equipos para poder hacer más ciencia en Marte. Incluso tomará muestras que, posteriormente, otra nave traerá de regreso a la Tierra.

Primera imagen de la sonda Perseverance desde la superficie de Marte |NASA

Durante todo el tiempo que ha durado la aproximación a Marte y el aterrizaje, la nave ha estado emitiendo un sonido, un 'latido', para indicar que todos los sistemas funcionaban.

Los técnicos de la estación de seguimiento de Robledo de Chavela (Madrid), un complejo que explotan conjuntamente la NASA y el INTA, han seguido esta señal.

Posteriormente también han recibido en su antena DSS-63 la señal de que Perseverance había tocado suelo y empezaba a realizar las comprobaciones programadas.

Perseverance forma parte de la misión Marte 2020 de la NASA lanzada el 30 de julio del año pasado. Consta de un orbitador, el rover Perseverance y un pequeño helicóptero (Ingenuity) alojado dentro del propio rover.

Este robot de 6 ruedas, capaz de tomar decisiones por sí mismo sobre el terreno, tratará de buscar signos de vida pasada o actuales en Marte, además de estudiar más a fondo la geología y el clima marciano.

Madrid en Marte

Precisamente esta es una de las dos aportaciones de España a la misión, la estación meteorológica MEDA. Un equipo de siete sensores distribuidos por la cubierta y el mástil del vehículo se encargará de la caracterización ambiental y del polvo en superficie registrando todas esas magnitudes de manera ininterrumpida durante toda la duración de la misión.

El instrumento ha sido construido por un equipo internacional, liderado por el Centro de Astrobiología, de Torrejón de Ardoz, en colaboración con la Universidad de Alcalá y la empresa Airbus DS-Tres Cantos, entre otros.

El otro instrumento en el que participa España es la SuperCAM, una cámara de alta tecnología en cuya concepción ha participado el Instituto de Geociencias, un consorcio formado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid. La cámara analizará de manera remota rocas y suelos en Marte.

La NASA ha planificado una duración de la misión de dos años, pero, con la experiencia de las anteriores como Curiosity, es posible que se extiendan varios años más. Si nada falla o no se produce una persistente tormenta de arena que anule sus paneles solares y su fuente de energía principal. También está equipado con una fuente de radioisotopos que proporciona a Perseverance electricidad adicional y calor para las frías noches marcianas.

Este mes de febrero han llegado a Marte otras dos misiones más. El orbitador Hope, de Emiratos Árabes, y la sonda Tianwen-1 de China que aún continúa en órbita hasta que uno de sus componentes también descienda a Marte este mes de mayo.