El juez del 'caso Villarejo' imputa a Francisco González, expresidente del BBVA

El presidente de BBVA, Francisco González
Francisco González, expresidente del BBVA |Telemadrid

El juez del 'caso Villarejo' ha citado como investigado al expresidente del BBVA, Francisco González, el próximo lunes 18 de noviembre por delitos de cohecho y de descubrimiento y revelación de secretos en relación a los presuntos encargos de espionaje que realizó al excomisario José Villarejo.

Manuel García Castellón, juez de la Audiencia Nacional, ha adoptado esta decisión un día después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera la imputación de González, que se produce después de que en julio se citara a declarar como investigada a la entidad bancaria como persona jurídica, han informado fuentes jurídicas.

La Fiscalía pidió la imputación de Francisco González, conocido popularmente como FG, a la vista de la investigación abierta al BBVA en la pieza 9 de esta causa, en la que se indaga sobre las presuntas contrataciones del banco a Villarejo desde 2004, cuando la constructora Sacyr inició un movimiento para tratar de tomar el control del grupo bancario, que finalmente no tuvo éxito.

"La cúpula" del BBVA consintió la contratación del comisario Villarejo para tareas de información y espionaje, en vista del "beneficio personal y empresarial"

García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, sospecha que "la cúpula" del BBVA consintió la contratación del comisario jubilado para tareas de información y espionaje, en vista del "beneficio personal y empresarial" que le podían reportar.

Al imputarle, consideró necesario determinar si el banco puso en marcha medidas para evitar el delito o si, por el contrario, "la ausencia de mecanismos de control" y "la tolerancia con prácticas contrarias a la buena fe empresarial" fueron "medios de los que el banco pudo haberse valido para facilitar la contratación" de Villarejo.

En relación al delito de corrupción en los negocios, la investigación persigue aclarar si el BBVA contribuyó a mantener las relaciones con Villarejo en beneficio propio o si la presunta corrupción de alguno de sus directivos "pudiera considerarse como perjudicial para la sociedad".