Sánchez dice que los indultos ya empiezan a tener efectos positivos sin aclarar su hoja de ruta para Cataluña

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez |EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado la "valentía" del PSOE por haber dado el primer paso para la convivencia concediendo los indultos a los presos del 'procés' y se ha jactado de que ya se empiezan a notar los efectos positivos.

Además, ha advertido a los separatistas catalanes que una de las lecciones de la pandemia es que el mundo es interdependiente y que la "independencia es del siglo pasado". Sánchez ha realizado estas reflexiones durante su intervención en la reunión del Comité Federal del PSOE.

El jefe del Ejecutivo ha defendido la "valentía" que ha tenido el PSOE por dar el primer paso hacia la convivencia en Cataluña con la concesión de los indultos. "Sabemos mejor que nadie el valor que significa dar el primer paso", ha exclamado para acto seguido añadir que España y Cataluña necesitan regresar a la cohesión y la concordia cuanto antes. "Si no hacemos nosotros, nadie más lo va a hacer", ha sentenciado.

Además, ha afirmado que los indultos empiezan a tener ya efectos positivos. "Si lo veis bien, más allá del ruido de la derecha, ya empieza a tener sus efectos, poco a poco la serenidad empieza a imponerse sobre el ruido interesado, el debate sustituye al relato demagógico o emocionalmente rotundo de algunos representantes políticos, las mesas petitorias dejan espacio a los argumentos, que se agradece *no?", ha sostenido Sánchez.

El jefe del Ejecutivo ha comenzado su discurso recordando las cartas de Juan Negrín en 1948 defendiendo que se incluyera a España en el Plan Marshall para combatir el hambre, la pobreza y el atraso de la España franquista a pesar de que eso pudiera suponer la consolidación del Régimen.

Ha puesto este ejemplo para afirmar que esa es la "forma honesta de patriotismo" que tiene el PSOE, del que ha dicho que "siempre ha amado a España". "Es la gran diferencia que tenemos con otras formaciones políticas", ha sentenciado.

No aclara la hoja de ruta para Cataluña

Sobre la hoja de ruta que tiene el Gobierno para resolver el denominado conflicto catalán, una vez concedidos los indultos, Sánchez se ha militado a decir que "está clara", pero no ha dado más detalles, más allá de asegurar que si los españoles viven juntos, tiene que decidir juntos, como ya ha afirmado varias veces esta semana. Es en este punto cuando ha proclamado que "la independencia es del siglo pasado", y ha defendido el carácter internacionalista del PSOE.

El presidente también ha dedicado parte de su discurso a cargar contra el PP por su actitud, y ha lamentado que no se puede contar con ellos. "Ni caso a la derecha", ha afirmado, antes de avisar de que "cuanto más gritan, más evidencian su total ausencia de un proyecto político para España. Ni caso a una oposición furibunda, la más furibunda de la UE", ha sentenciado, al tiempo que ha pronosticado que esta postura la pagarán en las urnas.

Por otra parte, Sánchez ha aprovechado para reivindicar la gestión del Gobierno y las medidas "progresistas" que han impulsado, y ha marcado dos "tareas pendientes" principales para lo que queda de legislatura: acabar con la violencia de género, y abordar las reformas necesarias para mejorar las condiciones de vida de la juventud. "No son palabras vacías, lo vamos a hacer", ha asegurado.