Un avión de Air Canadá aterriza de emergencia tras sobrevolar Madrid por un problema técnico

El vuelo AC837 de Air Canadá con destino a Toronto ha sobrevolado los alrededores de Madrid durante unas cinco horas, antes de volver al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas por un problema técnico en una de las ruedas del tren de aterrizaje.

El vuelo ha estado soltando combustible y dando vueltas en círculos desde poco después de su despegue para aligerar su peso y prepararse para un aterrizaje de emergencia. Poco antes de las 19.15 h., la aeronave tocaba pista con éxito sin mayores incidencias. En total, se desplegaron 17 dotaciones de bomberos entre Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, 10 recursos del Summa, 9 de Samur-PC y una carpa de emergencias de Cruz Roja. Madrid también alertó a toda la red de hospitales y ha pedido colaboración al Sescam de Castilla-La Mancha.

Minutos después del despegue saltaron las alarmas cuando algunos usuarios de redes sociales subieron imágenes y vídeos, extrañados por la baja altura y el potente ruido de la aeronave a su paso por el centro de la capital.

En la imagen inferior se aprecia parte de la circulación en redondo que efectuó la nave sobre el sureste de la región, mientras perdía peso y esperaba indicaciones.

En verde, el camino del vuelo AC837, que ha tenido que desviarse de su ruta original al poco de despegar |flightradar24.com
"Tuvimos un problema con una de las ruedas del avión en el despegue"

Según un audio difundido por el diario El Mundo, el comandante del vuelo, con 130 pasajeros a bordo, informó de su intención de volver a Barajas por "un problema con una de las ruedas del avión en el despegue". Pidiendo calma y paciencia al pasaje, el piloto aseguró que debían dar vueltas para quemar combustible.

Por su parte, Javier Martín Chico, director técnico del Sepla, explicó en Madrid Directo, en Onda Madrid, los detalles sobre el problema técnico y cómo iba a producirse el aterrizaje: "Algunas piezas del tren de aterrizaje se han desprendido y han ido a parar al motor, provocando algún daño". En el momento que se detecta este tipo de incidente, los pilotos ponen en marcha el "procedimiento de fallo de motor" y comienzan a realizar "unos circuitos de espera".

La complicación se ha unido a lo ocurrido durante la mañana de este lunes en Barajas, cuando se ha cerrado el espacio aéreo por la presencia de un dron, lo que ha provocado el desvío de 26 vuelos a otros destinos cercanos.