Investigan si una disputa familiar fue el origen del accidente de Móstoles

Investigan si una disputa familiar fue el origen del accidente de Móstoles
Investigan si una disputa familiar fue el origen del accidente de Móstoles |Archivo

La Guardia Civil investiga si una disputa entre miembros de la misma familia fue el detonante de la persecución que desencadenó un accidente mortal la madrugada del lunes en la antigua carretera de Extremadura, en Móstoles (Madrid), en el que fallecieron tres personas, una menor de edad, y una niña de 12 años resultó herida grave.

La Guardia Civil de Tráfico ha delegado la investigación en la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Tres Cantos, según informan fuentes del instituto armado.

Una disputa familiar es la hipótesis que más fuerza cobra entre los investigadores que, indiciariamente, consideran el suceso como un homicidio, según adelanta El Mundo y ha confirmado Efe.

El detonante del enfrentamiento fue que la mujer fallecida, acompañada de su cuñado, se trasladó a Navalcarnero a reencontrarse con al menos una de sus hijas, según informan a Efe fuentes cercanas al caso.

Posteriormente, ya con sus niñas, se marchó del lugar en un Seat León, el mismo modelo de coche que utilizaron sus perseguidores, que se investiga si son familiares de la mujer.

El accidente tuvo lugar en torno a las dos de la madrugada de este lunes cuando los dos vehículos colisionaron en el kilómetro 20 de esa vía.

Tras el choque de los dos coches, el conductor de uno de los turismos perdió el control, se salió de la vía y chocó contra un árbol y una farola.

Una niña de 12 años rescatada viva con fracturas en los tobillos y la tibia

A consecuencia del impacto falleció el hombre de 30 años, la mujer y una menor de edad.

La cuarta ocupante del vehículo siniestrado, una niña de 12 años, fue rescatada viva con fracturas en los tobillos y la tibia y fue trasladada al Hospital 12 de Octubre con pronóstico grave, aunque no se teme por su vida.

El segundo turismo implicado en el accidente fue localizado a varios metros del primero, en la cuneta y sin los ocupantes, que huyeron de la zona.

La Guardia Civil se hizo cargo de los atestados, investiga las causas del accidente y el paradero de los ocupantes huidos, quienes podrían haber abandonado la región, según estas mismas fuentes.