Fuenlabrada vuelve a exigir la reapertura de sus centros de salud cerrados

  • Están cerrados desde el inicio de la pandemia
Sala de espera de un centro de salud
Sala de espera de un centro de salud |REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha aprobado en el Pleno municipal una propuesta que exige de nuevo a la Comunidad de Madrid la reapertura de los centros de salud que están cerrados desde el inicio de la pandemia, ya que "deja desasistida a la población madrileña".

La Consejería de Sanidad ordenó en abril del año pasado el cierre parcial -por las tardes- del Centro de Castilla la Nueva, derivando a los pacientes al centro de la calle Francia, que registra "una sobresaturación que sobrepasa a los profesionales que allí trabajan", según denunció en su día el consistorio.

Además, desde marzo de 2020 también permanece cerrado el consultorio del barrio del Parque Miraflores, dejando sin servicio a cerca de 500 familias que tienen que desplazarse al Centro de Salud de Loranca que, también "soporta ya una presión asistencial muy alta".

Ese mismo mes también se ordenó el cierre del Servicio de Urgencias del Centro de Especialidades de El Arroyo, lo que provoca la derivación al Hospital de Fuenlabrada y la consiguiente saturación de sus Urgencias.

El Gobierno municipal, del PSOE, ha exigido una vez más al Ejecutivo regional la apertura de estos equipamientos, después de haberlo solicitado ya en varias cartas al consejero de Sanidad, de haber aprobado varias mociones en plenos pasados e incluso hecho denuncias públicas al Defensor del Pueblo.

La propuesta, que ha sido aprobada con los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos, los votos en contra del PP y la abstención de VOX, se muestra además el "apoyo total a las reivindicaciones de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Fuenlabrada (CLAVES) en defensa de la sanidad pública".

En el texto, se explica que la situación actual de cierre de centros de salud "deja desasistida a la población y resta sus derechos a una sanidad justa y de calidad", además de criticar el nuevo plan de mejora presentado por el Gobierno regional, ya que "se queda muy corto respecto de las necesidades actuales".

Además, han solicitado el incremento del gasto sanitario hasta alcanzar al menos la media nacional, la cobertura de los puestos estructurales en atención primaria y de las bajas por jubilación y vacantes.