Detenidos en Madrid dos miembros de una red dedicada a estafas bancarias

Agente de la Guardia Civil
Agente de la Guardia Civil |TELEMADRID

La Guardia Civil de Teruel, en el marco de la Operación Dercugar, ha detenidos a dos personas en Madrid al desarticular una red delictiva dedicada a cometer estafas bancarias a través de Internet, cuya investigación se originó tras la denuncia de una empresa de Zaragoza.

Como resultado de la operación han sido detenidas dos personas en Tres Cantos y hay otras dos identificadas, actualmente en paradero desconocido, acusadas como presuntas autoras de delitos de estafa y pertenencia a organización criminal.

Denuncia en Chamartín

Los implicados, a través de un software malicioso instalado en el ordenador de la víctima, habrían conseguido desviar a sus cuentas una importante cantidad de dinero, informa el instituto armado en una nota de prensa.

La investigación se inició en diciembre pasado después de que una empresa denunciara que del ordenador vinculado a su entidad bancaria se desviaron 8.500 euros a una cuenta de otra entidad cuya titular había denunciado en el barrio de Chamartín el hurto al descuido de la cartilla y una tarjeta de crédito.

El rastreo del dinero permitió averiguar que la misma madrugada del día de la denuncia fueron extraídos 6.000 euros en un cajero automático externo de una sucursal de Bankia en Madrid, y el resto del montante, por medio de varios aplicativos bancarios “Bizum”.

Por culpa de pinchar en un enlace

En este caso, los denunciantes habían recibido en su correo electrónico un enlace con una factura falsa, a nombre de “Carrefour” que una vez abierto activa anónimamente un software malicioso de origen brasileño, y cuyos servidores se alojan en Turquía.

Virus que permanece latente hasta que el usuario accede a cualquier página web de un banco, ejecutando una transacción bancaria.

El software malicioso obtenía las contraseñas personales de acceso “online” al portal de la propia entidad y clave de confirmación de transacción, técnica conocida como “Phising bancario”.

'Muleros' de los criminales

Una vez realizado el rastreo del dinero y gracias a las imágenes obtenidas de las cámaras de seguridad de la sucursal de Bankia, los investigadores lograron identificar, y posteriormente detener, a dos de los integrantes del grupo criminal que actuaban como “muleros” (personas que facilitan sus cuentas y tarjetas para recibir las transferencias, retirando el dinero recibido para su entrega a la organización criminal, a cambio de una compensación económica).

Del estudio de los teléfonos intervenidos a los “muleros” también se determinó su coordinación con otros dos miembros de la organización que realizaban funciones de “captores” dentro del entramado criminal, que fueron identificados y que actualmente están en paradero desconocido.

La Guardia Civil recomienda, además de precaución, leer detenidamente el mensaje, especialmente si se trata de entidades con peticiones urgentes, promociones o “chollos” demasiado atractivos y advierte de que si se trata de asuntos urgentes o acerca de una promoción muy atractiva, es muy probable que nos encontremos ante un fraude.