Cae una banda que alquilaba chalets de lujo en Campo Real para cultivar marihuana

Coche patrulla de la Policía Nacional
Coche patrulla de la Policía Nacional |EUROPA PRESS

La Policía Nacional ha detenido a los cinco integrantes de una banda que alquilaba viviendas de lujo en el municipio madrileño de Campo Real para instalar en sus bajos cultivos rotativos de marihuana. En total, los agentes han incautado casi 4.400 plantas y unos 13 kilos de marihuana preparados para su distribución.

Dos detenidos

Todos los detenidos, de entre 36 y 54 años, son de nacionalidad colombiana, menos uno de ellos que es español aunque también de origen colombiano, según han detallado a Efe fuentes policiales.

La investigación se inició el pasado 8 de octubre por el Grupo V de Estupefacientes de la Brigada Local de Policía Judicial de Torrejón de Ardoz, en colaboración con el Grupo Operativo de Investigación Zonal de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

La intervención se realizó en dos fases, con sendos registros en chalets de lujo que estaban alquilados por los integrantes de la banda en Campo Real, según afirma la Jefatura Superior de Policía en un comunicado. Ambas instalaciones estaban acondicionadas para el cultivo de marihuana y albergaban plantas en distintas fases de crecimiento, de forma que se garantizaban en todo momento el estupefaciente.

Dos intervenciones policiales

El primer registro se realizó el 10 de noviembre y terminó con la detención de un hombre y la incautación de casi 1.400 plantas de marihuana, además de varias bolsas envasadas al vacío conteniendo cogollos preparados para su distribución.

La segunda intervención se desarrolló el 16 de diciembre y con ella se desmanteló una plantación de casi 3.000 plantas y un total de 7,5 kilos de cogollos.

En este caso, se detuvo a cuatro personas, uno de los cuales, en el momento de la entrada de los agentes, se disponía a abandonar la vivienda en su coche, donde también fueron hallados 5,5 kilogramos de marihuana lista para su venta.

Las plantaciones desmanteladas seguían el mismo patrón con los cultivos en la planta baja de las viviendas de lujo, mientras las familias residían en los pisos superiores.

Durante la investigación se descubrió que los detenidos también manipulaban la red eléctrica, de forma que los cinco arrestados están acusados de delitos contra la salud pública y defraudación del fluido eléctrico.