El teletrabajo se queda en casi nada después de su explosión en la pandemia

  • En la actualidad hay 450.000 personas teletrabajando menos que hace un año y la mitad que durante el confinamiento domiciliario.
  • Dos años después de regularlo, el teletrabajo habitual (más de la mitad de los días trabajados) ha ido disminuyendo progresivamente, mientras que teletrabajar ocasionalmente ha ido ganando peso
Teletrabajo
Teletrabajo |EUROPA PRESS

Un total de 1,4 millones de empleados teletrabaja en la actualidad, el 7% de los ocupados que es la tasa más baja desde el comienzo de la pandemia, algo que, para la empresa de recursos humanos Randstad supone "una mala noticia en términos de flexibilidad".

Según un estudio elaborado en base a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), Randstad señala que en la actualidad hay 450.000 personas teletrabajando menos que hace un año y la mitad que durante el confinamiento domiciliario, cuando más de 3 millones de empleados (16,2 % de los ocupados) trabajaron desde sus casas.

Después de ese máximo alcanzado en el segundo trimestre de 2020, las cifras de teletrabajo se mantuvieron estables, alrededor del 10% de los ocupados, hasta principios de 2021, momento a partir del cual no han dejado de caer.

El sueldo y la conciliación con la vida social, lo más valorado por los trabajadores para elegir empresa
El sueldo y la conciliación con la vida social, lo más valorado por los trabajadores para elegir empresa
El sueldo y la conciliación con la vida social, lo más valorado por los trabajadores para elegir empresa

El sueldo y la conciliación con la vida social, lo más valorado por los trabajadores para elegir empresa

"Durante los momentos más críticos de la pandemia, el teletrabajo ha demostrado con creces su eficacia", asegura el director de Randstad Research, Valentín Bote.

El teletrabajo ocasional gana terreno al habitual

Por otra parte, el teletrabajo ocasional está ganando terrero al habitual dos años después de que se regulara por ley, aunque aún supone más del doble del que había antes de la pandemia y podría volver a repuntar como consecuencia de la crisis energética.

El teletrabajo habitual (más de la mitad de los días trabajados) tocó techo al inicio de la pandemia, con el 15,3 % de los asalariados trabajando desde su domicilio particular en el segundo trimestre de 2020, frente al 2,5 % que lo hacía de media en 2019.

Regulación

El auge inicial del trabajo a distancia propició su regulación a través de una norma que se aprobó como decreto ley el 22 de septiembre de 2020 para garantizar la igualdad de trato entre trabajadores a distancia y presenciales, y establecer la voluntariedad y la reversibilidad para ambas partes (empleador y empleado).

Dos años después el teletrabajo habitual ha ido disminuyendo progresivamente, salvo por una subida puntual en el primer trimestre de 2021 coincidiendo con una nueva oleada de covid y el temporal de nieve "Filomena" en el centro peninsular, mientras que el teletrabajo ocasional ha ido ganando peso.

La ley no aplica si el trabajo a distancia es inferior al 30% de la jornada semanal, lo que equivale a un día y medio, ya que en caso contrario la empresa está obligada a firmar un acuerdo individual por escrito con el empleado, al que tiene que proporcionar los medios necesarios para teletrabajar, además de compensarle los gastos en los que pudieran incurrir.

El Banco de España permitirá dos días de teletrabajo a la semana
El Banco de España permitirá dos días de teletrabajo a la semana
El Banco de España permitirá dos días de teletrabajo a la semana

El Banco de España permitirá dos días de teletrabajo a la semana

Los últimos datos a cierre del segundo trimestre de 2022 muestran la casi equiparación entre quienes teletrabajan más de la mitad de los días (926.400 asalariados que suponen el 5,4 % del total) y quienes lo hacen ocasionalmente (818.500 empleados, el 4,7 %).

En total un 10,1% de los asalariados sigue teletrabajando en mayor o menor medida, cuando antes de la pandemia solo lo hacía un 4,2%, lo que hace pensar que no se volverá a la situación en la que trabajar a distancia era anecdótico, pero sí que seguirá siendo minoritario.

Recomendamos