Correos cambia de empresa de seguridad tras la polémica de las cartas con balas

  • Adjudica un nuevo contrato de seguridad a una empresa distinta a la de las cartas con balas
Correos cambia de empresa de seguridad tras la polémica de las cartas con balas
Imagen de las balas puestas en una carta-amenaza al pasar por el escáner de Correos. |CORREOS

Correos ha adjudicado un nuevo contrato de seguridad a una empresa distinta a la señalada por el presunto fallo para detectar las cartas con balas dirigidas a varios cargos públicos en la reciente campaña electoral a la Comunidad de Madrid.

Según fuentes de la empresa pública, el proceso de adjudicación de la nueva empresa de seguridad se inició el 28 de enero por la finalización del anterior contrato y se ha resuelto ahora.

De acuerdo a estas fuentes, la licitación no guarda relación directa con el expediente abierto al servicio de vigilancia en Vallecas (Madrid) tras no detectarse las tres primeras cartas enviadas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y el exvicepresidente del Gobierno y entonces líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias.

Correos señala que se trata de una licitación sujeta al Real Decreto 3/2020, publicada en el BOE, DOUE (Diario Oficial de la Unión Europea) y la Plataforma de Contratación, "a la que se ha podido presentar todo aquel licitador al que le ha interesado hacerlo".

Al margen de este proceso, Correos anunció el pasado 25 de abril la apertura de un expediente a la empresa subcontratada responsable de la clasificación y escaneo de la correspondencia en Vallecas, solicitando la "retirada inmediata" del servicio del vigilante de seguridad que no detectó en el escáner las tres primeras cartas.

La polémica por las cartas con balas ha marcado la reciente campaña electoral a la Comunidad de Madrid después de la primera denuncia de Grande-Marlaska, María Gámez y Pablo Iglesias. Este último, candidato de Unidas Podemos en las elecciones madrileñas, publicó en redes sociales el contenido de la amenaza.

En concreto, Correos abrió expediente al detectar posibles errores en el control del Centro de Tratamiento Automatizado (CTA) de Vallecas, en Madrid. Estas instalaciones sí detectaron luego otras cartas, la segunda dirigida a Pablo Iglesias --aunque enviada a la Dirección General de la Guardia Civil-- y otra más al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En las instalaciones de Correos de Sant Cugat (Barcelona) se intervino otra carta con dos proyectiles, en esta ocasión dirigida a la presidenta de la Comunidad de Madrid y por entonces candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso.

En paralelo, la ministra de Industria, Reyes Maroto, recibió en la sede de este ministerio otro sobre con una navaja en su interior, aunque en este caso sí se identificó a su remitente, un vecino de El Escorial (Madrid) con un problema de salud mental que había enviado otras cartas amenazantes, entre otros, a la Embajada de Turquía. El resto de cartas están siendo investigadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.