Javier Fernández inaugura su pista de hielo en la Plaza de Colón

Javier Fernández
Javier Fernández |EFE

Desde su retirada en enero de 2019, con el oro en el Europeo de Minsk (Bielorrusia), Javier Fernández (Madrid, España; 1991) no para. El patinador español, doble campeón del mundo y medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de PyeongChang, últimamente está centrando sus esfuerzos en poner en marcha la JF Academy.

Hace poco la Academia arrancó en Madrid y en los próximos meses irá por diversas ciudades españolas (Logroño 16 enero, Jaca 30 enero, San Sebastián 6 febrero, Vitoria 7 febrero y Valencia 14 febrero) y Andorra (23 enero).

El madrileño Javier Fernández ya tiene su propia academia, JF Academy
El madrileño Javier Fernández ya tiene su propia academia, JF Academy
El madrileño Javier Fernández ya tiene su propia academia, JF Academy

El madrileño Javier Fernández ya tiene su propia academia, JF Academy

"La finalidad este año de la academia es dar una experiencia a patinadores que no han podido estar en un campamento de verano conmigo e impartir un seminario, ya que las pistas han estado cerradas mucho tiempo", declaró Javier Fernández.

"Quiero lanzar el nombre de la academia para que la gente sepa lo que tenemos en mente y dar un pequeño regalo yendo a prácticamente todas las pistas de hielo de España para dar una alegría, como lo es para mi visitar todos estos sitios", confesó el patinador madrileño.

Javier Fernández es el mejor embajador del patinaje en España y por ello está implicado en el funcionamiento de la pista de hielo instalada en la céntrica Plaza de Colón.

"Es importante mantener los proyectos y las actividades en unas fechas navideñas que son totalmente diferentes este año. Para nosotros ha sido un riesgo. Hemos optado más por cuidar que las personas puedan venir y no haya peligro. Las Navidades no se pueden perder, de una manera u otra, porque dan mucha alegría", señaló.

La pista de hielo instalada en Colón destaca por ser sostenible, algo poco frecuente hasta el momento. "Este año hemos empezado a trabajar con Iberdrola y se ha optado por una pista que tiene una sostenibilidad que respeta el medio ambiente. Hay que cuidar el mundo en el que vivimos y como no lo hagamos ya sabemos el final. Es una de las pocas pistas sostenibles que hay ahora", desveló.

Durante las fechas navideñas, Javier Fernández realizará diversas actividades deportivas en la pista de hielo, algunas con carácter inclusivo y, además, el diez por ciento de la recaudación irá destinado a Down España.

"Vemos la importancia del deporte en la sociedad y creemos que las personas con algún tipo de discapacidad necesitan todas las facilidades posibles para hacer el deporte que les apetezca. Aunque todos somos diferentes tenemos que ser iguales. No entiendo por qué hay personas que pueden practicar un deporte y a otras no se les da la oportunidad", manifestó Javier Fernández.

Deseos para el nuevo año

A pocos días para concluir un 2020 marcado por la pandemia global del covid-19, Javier Fernández expresó sus deseos para el nuevo año.

"Pido que de alguna manera volvamos a la normalidad. La humanidad ha sufrido mucho y hay que intentar recuperar la normalidad. Aún así sé que hay que ser paciente, esperar más y confiar en las personas expertas en estos temas", dijo el patinador madrileño, que también tiene otro deseo.

"Si me permitieran un doble deseo pediría que dentro de poco pueda dar clases en una pista de hielo y ayudar a los niños a conseguir su sueño", expresó el patinador.

Otro de los planes a corto plazo que tiene Javier Fernández es el de seguir ayudando a crecer el patinaje por toda la geografía española.

"Hemos estado hablando con las federaciones autonómicas y también con la Federación Española para dar un seminario a los mejores de todas las Comunidades Autónomas. Son cosas que vamos sacando adelante, que les pueden ayudar, porque queremos que tengan una buena experiencia, que aprendan y sigan creciendo como deportistas", apuntó.

La JF, sede fija

Su objetivo más ambicioso, y para el que trabaja decididamente, es el de tener una pista de hielo permanente como sede de su Academia y así poder impartir clases a diario desde el nivel de iniciación hasta el más alto.

"Tenemos que trabajar mucho y hacer mucho esfuerzo para conseguir esto, pero energías no nos faltan. Espero que se pueda conseguir el próximo año para que la academia esté abierta a todo el mundo", declaró el patinador madrileño, que también piensa en cómo, una vez que los espectáculos masivos puedan celebrarse, volver a recorrer España con su Revolution on ice.

"Hay que ser consciente del problema que tenemos. Utilizamos este tiempo para mejorar el espectáculo porque quiero volver para Navidad del año que viene", concluyó Javier Fernández.