Especial “LaOtra Sala Clásicos”, el viernes a las 22:00 h

  • LaOtra homenajea a Deborah Kerr en el centenario de su nacimiento
  • La películaMesas separadas” recibió siete nominaciones al Óscar y logró dos estatuillas
Especial  “LaOtra Sala Clásicos”,  el viernes a las 22:00 h
ESPECIAL “LAOTRA SALA CLÁSICOS”, EL VIERNES A LAS 22:00 H |Telemadrid

El 30 de septiembre, se cumplen 100 años del nacimiento de Deborah Kerr, una de las grandes estrellas del Hollywood de los años cincuenta. con películas en su haber tan destacadas como “Las minas del Rey Salomón”, “Quo Vadis”, “De aquí a la eternidad”, “El rey y yo”, “Mesas separadas”, “La noche de la Iguana”...

Por ese motivo LaOtra ha preparado una edición especial de “LaOtra Sala Clásicos”, con un previo escrito y presentado por su director, Juan Luís Álvarez, y la emisión de la película “Mesas Separadas” (1958) por la que recibió una de las seis candidaturas al Oscar de su brillante carrera. Junto a ella, un reparto de lujo, compuesto por Rita Hayworth, David Niven y Burt Lancaster entre otros.

Deborah Kerr nació en el Reino Unido el 30 de septiembre de 1921. Para recordarla como se merece, “LaOtra Sala Clásicos” ha elegido una de las seis películas por las que fue candidata al Oscar y por la que ganó el prestigioso premio David de Donatello: “Mesas separadas”, basada en la obra de teatro de Terence Rattigam. La película fue un éxito tan importante aquel 1958 que consiguió siete candidaturas al Oscar, incluidas mejor película, guion, fotografía, música y mejor actriz, logrando dos: mejor secundaria, para Wendy Hiller y mejor actor para el británico David Niven que ejercía como presentador de la gala de los premios de la Academia.

Nacida en Escocia, Deborah Kerr no tardó en convertirse en una de las más prometedoras actrices de la industria británica en los años 40. Recibió la llamada de Hollywood a finales de esa década, participando en todo tipo de producciones que no hicieron más que agrandar su popularidad y su prestigio.

En palabras de Juan Luís Álvarez “Aunque fue la más señora de las actrices de aquel cine plagado de vampiresas, villanas de armas tomar o mujercitas algo bobaliconas, dejó a todo el mundo boquiabierto cuando la dejaron desmadrarse un ratito”.