Primeros baños en la playa en la fase 2

Primeros baños en la playa en la fase 2

Las autoridades sanitarias han pedido responsabilidad a los usuarios de las playas en las comunidades en fase 2, mientras desarrollan soluciones imaginativas como el uso de sensores, drones, cámaras web o controles en azoteas y torres de socorrismo para vigilar que se cumplen las medidas de seguridad y no se sobrepasan los aforos establecidos en los arenales.

Un 47 % de la población española, casi 22 millones de personas, están desde el lunes 25 de mayo en la fase 2, lo que permite el uso de las playas.

Muchos esperan su turno para bañarse en la fase 2. No se puede desaprovechar el buen tiempo en País Vasco, aunque no se han respetado las distancias de seguridad en todos los sitios.

El Gobierno Vasco ha establecido tiempos de estancia máximos, control de accesos e incluso prohibición de tomar el sol en los arenales, que vigilarán ertzainas y policías municipales.

Para que no se sobrepase el aforo, el ayuntamiento de Cádiz se valdrá de las vigilantes en las azoteas de edificios altos en la primera línea de playa y de las torres de vigilancia para asegurar que se cumplen las medidas de seguridad estipuladas por Sanidad.

Por su parte, la localidad valenciana de Sagunto ha optado por unos drones de vigilancia para controlar la afluencia y el distanciamiento físico marcado por las autoridades.

En la localidad tarraconense de Salou se controlará el aforo de las playas con una veintena de sensores que comprobarán la ocupación en tiempo real e informarán mediante un código de colores tipo semáforo.

Cantabria ha cifrado en "unos 5 millones de euros" el coste que supondría aplicar un plan de contingencia en las playas de sus 24 municipios costeros durante julio y agosto y serviría para emplear a cerca de mil personas encargadas de garantizar "la adecuada distribución" de los usuarios en los arenales.

Cartelería en varios idiomas lucirán las playas tinerfeñas de Adeje, así como se informará por megafonía sobre las medidas de la covid-19.

El Ayuntamiento de Palma de Mallorca ha decidido que sea la Policía Local la que vele por el cumplimiento de las medidas de distanciamiento físico. Habrá patrullas fijas que realizarán locuciones mediante megafonía de control, prevención, disuasión y concienciación con el objetivo de no retroceder en la lucha contra la pandemia.

Entretanto, en Valencia, el vicealcalde de la capital, Sergi Campillo, ha pedido que "cada persona se haga responsable y adopte medidas de autoprotección", porque "no hay policía suficiente para controlar todos los comportamientos", a pesar de que la Policía Local recurrirá también a la Unidad de Drones para controlar la situación.

Los ayuntamientos de los municipios de la costa occidental de Huelva, Ayamonte, Cartaya, Isla Cristina, Lepe y Punta Umbría, así como la mancomunidad de Islantilla han optado por la campaña "Playas de Huelva, destino seguro", para garantizar la seguridad y trasmitir confianza a los visitantes.