Madrid se echa a la calle contra la violencia machista

Madrid se echa a la calle contra la violencia machista

Multitudinaria marcha en Madrid en el Día contra la violencia hacia la mujer. Miles de personas, representantes de partidos y sindicatos exigen que no nos falte ni una más. Este año. 45 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas. Cuatro de ellas en Madrid.

La última, este mismo domingo. Se trata de Rokhaya D., una mujer senegalesa de 42 años asesinada en su domicilio de Monzón (Huesca), donde se encontraban sus dos hijos, supuestamente a manos de su expareja. El hombre que ha sido detenido tenía una orden de alejamiento durante dos meses en el año 2013.

Una gran pancarta en la que se podía leer "Ni una menos, libres nos queremos" encabezó esta protesta en la que miles de personas, en su mayoría mujeres, han partido de la plaza de Cibeles en dirección a la Puerta del Sol, que se ha llenado de pancartas feministas y personas.

Con normalidad y al mítico ritmo de las batucadas y cánticos feministas ha transitado la multitudinaria marcha, y el "basta ya de machismo patriarcal", ha resonado en el Kilómetro 0, donde los colectivos organizadores han recordado a las asesinadas por esta barbarie -44 en lo que va de año- y han leído su manifiesto.

Entre sus reivindicaciones han exigido que se suspenda el régimen de visitas a los maltratadores como medida cautelar, han recordado que la violencia machista afecta a todas "las mujeres jóvenes y viejas" y han insistido en que "si ella dice no, es violación".

También han reclamado "igualdad" en el Poder Judicial al tiempo que han recriminado al Gobierno la "falta de preocupación presupuestaria" en materia de género y a la Iglesia su "libertad" para que las mujeres hagan "lo que quieran".

"No estamos todas, faltan las asesinadas", ha vitoreado a coro la Puerta del Sol, donde se ha homenajeado a las mujeres asesinadas este año con claveles rojos y recitando el nombre, localidad y edad de cada una de ellas.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Violencia machista