El centro de Madrid limitará a 450 los músicos de calle y reduce su horario

El centro de Madrid limitará a 450 los músicos de calle y reduce su horario

El Ayuntamiento de Madrid va a restringir a 450 el número de "músicos de calle" que tendrán autorización para actuar en zonas limitadas del distrito Centro y reducirá el horario en el que pueden hacerlo para "garantizar la convivencia con vecinos y comerciantes".

El concejal de distrito de Centro, José Fernández, ha anunciado este miércoles que en la primera quincena de febrero aprobará una instrucción que limita el número de músicos y modifica la normativa que el Gobierno de José Luis Martínez-Almeida (PP) heredó de la exalcaldesa Manuela Carmena.

El cupo de autorizaciones será de un total de 450 y tendrán una validez de seis meses. Si el Consistorio recibe más peticiones otorgará estos permisos por sorteo. Las licencias de la nueva etapa se darán a partir del 1 de marzo si todo marcha según lo previsto.

Además, el Consistorio buscará una fórmula para dar permisos a los músicos que estén de paso en la ciudad. Autorizaciones "excepcionales" y "puntuales" que podrían ser unas cincuenta y que el distrito de Centro analiza ahora con el área de Medio Ambiente y Movilidad y con la Policía Municipal.

Nuevos horarios

Los músicos de calle sólo podrán actuar en zonas residenciales, comerciales y en el Rastro desde las 12.00 a las 14.00 y de 18.00 a 21.00, tres horas menos que con la anterior normativa que permitía tocar desde las 10.00 por la mañana y hasta las 22.00 en el caso de las noches.

Además, la música no estará permitida en las áreas que según la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) tienen más saturación de ruido, fundamentalmente calles cercanas a centros de salud, colegios e institutos o centros de mayores, mientras que en las zonas residenciales seguirán vetados los amplificadores.

Los músicos callejeros, ¿arte o ruido?

El concejal de Centro ha presentado la nueva instrucción a músicos, comerciantes y residentes en una reunión celebrada este miércoles en la Junta de Distrito.

Se trata, según ha explicado ante los medios Fernández, de un "punto de partida", pues junto con la instrucción se creará una comisión de seguimiento que se reunirá cada seis meses para analizar si la normativa funciona y ampliar o reducir "más adelante" los permisos.

El objetivo es "garantizar la cultura y al mismo tiempo también el descanso de vecinos y el trabajo que se realiza en los comercios y oficinas", ha explicado el responsable de los distritos de Centro y Salamanca, que llama a prestigiar la música de calle como una forma de cultura.

"Lo que me da pena es que se ha llegado a decir que la música se había convertido en una tortura, si la música se ha convertido en una tortura es que la instrucción de 2018 del equipo de Gobierno anterior ha fracasado estrepitosamente", ha agregado.

No convence a los músicos

La nueva normativa no convence a la plataforma 'La calle suena' que reúne a músicos callejeros que este miércoles han protestado tocando sus instrumentos a las puertas de la Junta de Distrito en rechazo a las nuevas restricciones porque son "músicos y no delincuentes" y porque desde julio, cuando se bloquearon las autorizaciones, han sido multados por tocar.

Su portavoz, Raúl Márquez, ha señalado que no creen que "que un sorteo sea adecuado" y tampoco el límite de autorizaciones y ha reclamado que se cumpla la anterior normativa, que ya reducía los espacios para actuar a "80 o 90 sitios" y que según este músico "no se llegó a aplicar convenientemente" porque "la policía no la conocía".

En cambio Rafael Molina, de la Asociación de Vecinos, Comerciantes y Amigos de la Plaza Mayor ve muy positiva la nueva normativa aunque rechaza la fórmula del sorteo y es partidario de volver al modelo de Ana Botella, cuando los músicos debían pasar un examen.