El veto de Ciudadanos a negociar con Vox dificulta los pactos de la derecha

El veto de Ciudadanos a negociar con Vox dificulta los pactos de la derecha

El centroderecha ha puesto de manifiesto que el entendimiento no va a ser fácil. Ciudadanos se mantiene en su línea roja; ni negociar ni gobernar con Vox. Vox no exige cargos en gobiernos o Ayuntamientos como los de Madrid, pero sí una mesa de negociación conjunta. Por su parte, el PP inicia este martes las negociaciones con Ciudadanos para posibles pactos poselectorales con una reunión de carácter regional en Aragón, y también con Vox con un encuentro en el Congreso a las cinco de la tarde.

La decisión de la dirección nacional de Ciudadanos de no sentarse en mesas de negociación con Vox ha puesto el freno a los posibles pactos de la derecha en las comunidades autónomas y los ayuntamientos, que no serán posibles si ninguna de las dos formaciones cede en sus planteamientos.

Ciudadanos, además, asegura que su socio preferente es el PP pero admite la posibilidad de pactar "excepcionalmente" con los socialistas en determinados territorios si se avienen a sus propuestas.

Vox, por su parte, ha advertido de que para que haya acuerdos tendrán que ser firmados por los tres partidos. "Seremos razonables y flexibles, pero no vamos a admitir que nos enseñen un documento como si se tratara de un trágala", ha advertido el líder de Vox, Santiago Abascal, quien ha recalcado que su partido no quiere "una foto con Rivera ni con ningún representante de Ciudadanos", sino "hacer política" y que quienes les han votado se sientan representados.

El PSOE ha celebrado que Ciudadanos, que puede ser la llave en numerosas comunidades y ciudades, acepte retirar el cordón sanitario al PSOE. Y la dirección del PSOE, por otro lado, ha confirmado que se desmarca de las negociaciones de la candidata socialista en Navarra, María Chivite, para formar Gobierno en esta comunidad porque la llave de la gobernabilidad estaría en manos de Bildu, y ese partido es la "línea roja" para Ferraz.

En el PP están convencidos de que los pactos de los tres partidos saldrán adelante a pesar de estas retincencias que hoy han mostrado públicamente tanto Vox como Ciudadanos.

A doce días de la constitución de los ayuntamientos, los partidos encaran esta semana que debería ser decisiva para avanzar en los pactos locales, sin prejuicio de que se muevan también las negociaciones autonómicas y las que necesita hacer Pedro Sánchez para su investidura.