Moreno promete ser un "reformista radical" para crear empleo en Andalucía

Moreno promete ser un "reformista radical" para crear empleo en Andalucía

El candidato a la investidura como presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla, prometió este martes ser "un reformista radical" para afrontar como tarea prioritaria la creación de empleo en esta comunidad y la "dignificación" de la política y las instituciones tras casi 40 años de gobiernos socialistas.

En su discurso de investidura, donde desgranó el acuerdo de gobierno rubricado con Ciudadanos, apeló al diálogo para materializar el mandato de los electores andaluces y dejó clara su voluntad de hablar "con todos" sin renunciar "a hablar con nadie" durante su mandato.

Ante el Parlamento de Andalucía, Moreno se declaró consciente "de la trascendencia" de esta sesión, que implica "renovación y esperanza" tras casi 40 años de gobiernos socialistas. "El cambio ha llegado ya a Andalucía", proclamó.

"El cambio ha llegado ya a Andalucía"

Alertó de la necesidad de "interpretar con acierto y voluntad" el mandato de las urnas y dejó claro que se presenta "con la fortaleza de quien sabe que los andaluces han expresado de forma inequívoca su voluntad de cambio", pero también "con humildad" porque es consciente de que necesita apoyo parlamentario. Además de cambio, dijo, los andaluces votaron por el diálogo.

El resultado de las elecciones, enfatizó, "nos obliga a entendernos" para materializar ese cambio y a hacer del diálogo "la savia nueva de la política en Andalucía", y ese diálogo hay que ejercerlo "sin complejos, sin prejuicios, sin cordones sanitarios". La mayoría de cambio es "legítima y clara", añadió, ya que suma 59 escaños.

El Gobierno de coalición con Cs no llega a la mayoría absoluta y por eso, explicó, ha llegado a un acuerdo de investidura con Vox para dotar de "estabilidad" a ese Ejecutivo. Por ello, se declaró "dispuesto a hablar con todos" tomando como referencia la "normalidad" de la que hacía gala el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez.

"Hay quienes intentan desestabilizar"

Como todo cambio, dijo el líder del PP andaluz en un momento de su intervención, el viraje político en Andalucía genera resistencia, sobre todo por parte de quienes "temen perder la posición cómoda que han ostentado" las últimas cuatro décadas. Denunció, en ese sentido, que "hay quienes intentan desestabilizar el nuevo gobierno antes incluso de que se conforme", y les recordó que fomentar la crispación y la división social es una "grave irresponsabilidad y va contra los principios de concordia y libertad" consagrados en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía.

"El tiempo de las verdades únicas ha terminado"

El cambio en Andalucía, continuó Moreno, llegará bajo su Presidencia en forma de "respeto, honestidad y determinación". "El tiempo de las verdades únicas ha terminado". Aseguró que su Gobierno no excluirá "a nadie", porque "a nadie excluye la Constitución y el Estatuto de Autonomía", que serán "los únicos límites" de la acción de su Ejecutivo. "Yo he venido a gobernar para todos los andaluces sin distinción de ideología", añadió.

Explicó que su Gobierno nace con el objetivo prioritario de otorgar a Andalucía "el lugar que le corresponde", así como para "dignificar la política e instituciones, dar sentido al autogobierno" y dar "más peso" a esta comunidad dentro de España.

Medidas

Reconoció que su Gobierno no traerá "soluciones mágicas" en materia económica, pero sí "las reformas necesarias, las ideas, los equipos y esfuerzo para cambiar de una vez por todas" al situación y generar empleo, además del "convencimiento de que el desempleo no es una maldición insuperable en Andalucía".

En este momento, el candidato a la investidura anunció que de "manera inmediata" se iniciarán los trámites para eliminar en la práctica el impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía. "De manera inmediata", repitió entre aplausos.En materia educativa, señaló que su Gobierno establecerá un Plan Andaluz de Refuerzo Educativo que reduzca el abandono escolar, y que también aumentará las horas de refuerzo de inglés, aprobará un Estatuto de la Profesión Docente en Andalucía que potencie el talento de los profesores y aplicará el Plan de Familia en todos los centros educativos. El nuevo Gobierno andaluz, dijo, "hará de la familia un eje vertebrador de sus políticas, con un concepto transversal de la gestión, de manera que las demandas y las necesidades de las familias andaluzas estén presentes en todas las decisiones que se adopten en cualquier ámbito de su competencia". También adelantó que durante su mandato propondrá una reforma de la Ley Andaluza de Derechos y Atención a las Personas con Discapacidad, contemplando un aumento en la dotación del porcentaje de reserva de plazas en la Oferta Pública de Empleo.

Igualmente, habló de la violencia de género y prometió actuar con responsabilidad y exigirla a todos "para sacar de la contienda política asuntos tan sensibles" como la "lacra social" que supone "el maltrato". Para erradicarlo, dijo, hay que sumar, enriquecer y mejorar las leyes "sin cuestionar lo que ha funcionado y funciona pero corrigiendo lo que no". "Siempre hemos estado con los más débiles, y así seguirá siendo", remachó.

Protesta ante el Parlamento andaluz

Coincidiendo con el debate de investidura, los aledaños de la sede institucional del Parlamento fueron el escenario de una multitudinaria concentración en la que miles de personas corearon consignas como "en igualdad ni un paso atrás" o "fuera fascistas de nuestro Parlamento".

La concentración, con una organización coral y a la que se han unido más de 45 colectivos feministas, se celebró bajo el lema 'Ni un paso atrás en igualdad y diversidad. Nuestros derechos no se negocian', siendo protagonizada por una multitud que porta globos violetas o banderas arco iris y que ha coreado consignas como "en igualdad ni un paso atrás", "no estamos exagerando, nos están asesinando", "somos el grito de las que ya no están" o "fuera fascistas de nuestro Parlamento".

Además, ha sido coreado el himno de Andalucía, contando la movilización con la participación de CCOO, UGT y dirigentes como la consejera de Educación en funciones, Sonia Gaya; la consejera de Justicia e Interior en funciones, Rosa Aguilar; el consejero de Fomento en funciones, Felipe López, o la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, entre otros.