Madrid exige coste cero para tratar los residuos del este en Valdemingómez

Madrid exige coste cero para tratar los residuos del este en Valdemingómez

El Ayuntamiento de Madrid se encuentra negociando con la Mancomunidad del Este y el Gobierno regional el acogimiento de residuos en Valdemingómez tras el próximo cierre del vertedero de Alcalá, y entre las condiciones propuestas está la de la "reciprocidad", es decir, que después Madrid pueda enviar a la planta de Loeches la misma cantidad de residuos que haya recibido Valdemingómez.

La dimensión de la montaña de basura da una idea del problema los residuos de 70.000 vecinos que buscan vertedero. Los 31 ayuntamientos integrados en la Mancomunidad de municipios del Este necesitan otro lugar donde verter sus toneladas de basura, unas 200.000 al año.

Solidaridad del Ayuntamiento

Y ya hay destino porque hay respuesta del Ayuntamiento de Madrid. que ha dicho sí por solidaridad y de forma temporal a acoger los residuos de la Mancomunidad del Este.

El vertedero de Alcalá está a tope y su vida útil ya ha terminado, pero el recambio, el vertedero que se construye en Loeches, no estará operativo hasta mediados de 2020.

Sin coste

El Ayuntamiento de Madrid tratará los residuos, pero la capital exige que esta gestión no le suponga coste. Madrid quiere compensar el impacto tanto económico como medioambiental que supondría asumir nuevos residuos, exigiendo que la Mancomunidad del Este pague una tasa por la gestión de la basura, así como trasladar a la futura planta de Loches las mismas toneladas de desperdicios que reciba de forma gratuita.

El alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida, ha señalado que el Consistorio negocia con la Mancomunidad del Este, presidida por el regidor complutense Javier Rodríguez Palacios (PSOE), las toneladas que podrían aceptarse, el período temporal y la reciprocidad para que no haya "perjuicio" para la capital.

El regidor, que espera que la Mancomunidad acepte, ha subrayado que ante "una situación que puede derivar en una emergencia sanitaria" Madrid no puede "permanecer insensible" y se debe a una "labor de solidaridad con los municipios de la corona metropolitana" porque no es una "aldea gala".