Historia de un secuestro de 36 horas en la Cañada Real

Historia de un secuestro de 36 horas en la Cañada Real

La víctima no eligió, desde luego, el mejor sitio para circular. Medianoche en el sector VI de la Cañada Real Galiana. Dos hombres y una mujer le paran en un paso de cebra, se suben en su coche y, a punta de navaja, le obligan a ir hasta una vivienda.

“Una vez allí, le desnudaron, le robaron todas sus pertenencias y lo metieron en una especie de búnker”, cuenta Silvia Pérez, portavoz de la Policía Nacional.

El búnker es en realidad un fumadero de droga. Allí, desnudo y a oscuras permanece 36 horas. Logra encontrar una pala y empieza a cavar en el suelo de tierra. Una vez fuera, encuentra unos pantalones de pijama de mujer y echa a correr.

Consigue llegar a una gasolinera de la M-50. “Pide ayuda e inmediatamente acude una patrulla de la policía que, tras comprobar la existencia del fumadero, le lleva a dependencias policiales para que le asistieran sanitariamente”, dice Pérez.

Los asaltantes le habían dado una buena paliza y al resistirse le habían llegado a cortar en los brazos con la navaja.

Otro caso

La policía nacional consigue al poco dar con ellos y descubre que, sólo tres días antes, habían raptado a otro conductor. Le pararon en un paso de cebra, lo metieron atado en el maletero y se fueron de ronda por los cajeros de Getafe y Villalba. “Le obligaron a sacar dinero y, si no colaboraba, le amenazaban de muerte”, explica la portavoz de la policía. Terminaron abandonándolo en Torrejón de Ardoz.

Días después serían detenidos. El juez ha decretado su ingreso provisional en prisión.