'Vivir en un hotel', una tendencia en alza también en Madrid

Imagen de una habitación del Hotel Radisson
Imagen de una habitación del Hotel Radisson |Web Radisson Hotel Prado

La 'nueva normalidad' generada por la crisis del coronavirus lo cambia todo a pasos agigantados. Aumenta el teletrabajo y los hoteles, conscientes de esta nueva 'forma de vida', se intentan adaptar a marchas forzadas. Por ejemplo, ofreciendo sus habitaciones habilitadas para que una estancia a medio y largo plazo sea una buena opción.

En Barcelona esta tendencia es ya una realidad. En Madrid comienza a llegar con la certeza de que lo hace para quedarse. Hoteles como las cadenas B&B, Campanile y Radisson Hotels, ya cuentan con habitaciones especiales destinadas a un cliente que busca algo más que una habitación para un fin de semana. Y es que 'vivir en un hotel' ya es posible. O al menos pasar en él una buena temporada con la misma sensación (o parecida) de estar 'en casa'.

"Los hoteles también tenemos que cambiar"

El hotel Campanile Madrid de Alcalá de Henares, de tres estrellas, ya contaba desde hace tiempo con clientes que por cuestión de trabajo, pasaban estancias medias y largas en sus instalaciones, pero ahora han dado un paso más: acomodar las habitaciones a una 'nueva normalidad' que exige más espacio para poder 'hacer vida' en el hotel.

"Estancias largas siempre ha habido, de clientes que pernoctaban aquí de lunes a jueves, pero ahora lo que hay es una nueva forma de pensar. Mucha gente teletrabaja en casa pero no tiene las condiciones necesarias para hacerlo, y muchos nos han llamado para alquilar la habitación como oficina", explica Cristina Gómez, directora del hotel.

Y esto es lo que precisamente hizo al hotel pensar en la necesidad de una reestructuración para ofrecer habitaciones para estancias medias y largas con las condiciones óptimas para trabajar y 'vivir' de forma cómoda.

Por 600 euros al mes, el cliente dispone de una habitación y limpieza semanal. Por 900 euros, de dos habitaciones (puede usar una como despacho)

Se trata de habitaciones más amplias o de una habitación comunicada con otra habitación que se usa como despacho, y que incluye zona de relax con sofá y frigorífico.

"Ya tenemos dos personas en estas habitaciones, uno está por trabajo y otro mientras espera a que le den el piso que compró, y en Navidad llegará una familia que tiene que hacer obras en su casa".

El precio es de 600 euros al mes por una habitación o 900 euros por dos habitaciones comunicadas, e incluye limpieza semanal.

"Estamos cambiando todos y los hoteles también tienen que cambiar. Muchas personas, lo primero que preguntan, por ejemplo, es por el aforo que tienes".

Para asegurarse de que no entran personas que puedan quedarse sin pagar, el hotel hace firmar antes un contrato donde consta que no se trata de una vivienda habitual. En el caso de impago, el hotel tiene así la capacidad de echarlo.

"Es una estrategia mundial, muchos hoteles van a reformarse"

Habitación para estancias largas de Hotel Radisson |Web Radisson Hotels

La cadena de hoteles Radisson se encuentra en algunas de las mejores zonas de Madrid y desde hace tiempo, ofrece la posibilidad de alargar la estancia con ofertas especiales.

Pero ahora además se han reformado para poder ofrecer esta nueva modalidad de estancias largas en un lugar espacioso para trabajar.

"La mayoría suele alojarse de esta forma por trabajo y en estos casos aplicamos una tarifa rebajada y le ofrecemos una suite con oficina y desayuno", nos cuenta Sam Bath, director del Radisson Blu Hotel Madrid Prado.

Se trata de un lugar donde poder recibir clientes en habitaciones 'híbridas' que sirvan tanto para estancias cortas como medias o largas. En el caso de optar por una estancia larga, el precio de la habitación cuenta con un 30 o 35% de descuento sobre 180 euros de su precio habitual. "Hemos tenido clientes que se han llegado a alojar aquí un mes y medio", nos cuenta Sam.

"Lo que los clientes demandan son más metros cuadrados"

Son sobre todo personas que vienen de otras comunidades autónomas o de otros países y que llegan a Madrid por trabajo. Lo que Sam Bath tiene claro es que este es el presente y ellos, los hoteles, deben adaptarse: "Con la situación actual hay que reinventarse. Es una estrategia mundial y muchos hoteles van a tener que reformarse y aplicar estas nuevas medidas".

Medidas que pasan por optar por habitaciones más amplias o dos habitaciones conectadas, ya que lo que los clientes demandan es más metros cuadrados.

"En Vigo ya tenemos 8 clientes con alojamiento mensual"

Madrid es una más, pero la tendencia de los hoteles a ofrecer la posibilidad de quedarse un mes entero es más evidente en otras ciudades, como Barcelona y Vigo, en donde la cadena B & B, que tiene casi una decena de hoteles en Madrid, ha notado un aumento considerable de la demanda en este sentido.

"Nos ha sorprendido, pero en Vigo ya tenemos ocho clientes alojados de forma mensual", nos cuentan desde la cadena hotelera.

Se trata de habitaciones con servicio de limpieza que se ofrecen para alojamiento a medio y largo plazo por un precio muy competitivo: 19 euros por día. A esta iniciativa la han llamado 'Home for everyone'. Incluyen desinfección, baño privado, wifi y café las 24 horas del día.

"Vivir en un hotel será más barato que alquilar una casa" (Lucía Méndez-Bonito)

Según palabras de Lucía Méndez-Bonito, CEO de la cadena hotelera, esto es solo una respuesta a la demanda actual: "detectamos la necesidad de encontrar un lugar de trabajo tranquilo, cómodo, y con una red wifi que permita hacer videoconferencias a un precio asequible".

Alquilar habitación en un apartamento o en un hotel

Badi es una empresa que ofrecía la posibilidad de alquilar una habitación en un apartamento de forma segura a través de su aplicación, pero desde ahora también incorporará la oferta de media y larga estancia en hoteles con Badi Homes. Para ello, ultima los acuerdos pertinentes con varias cadenas hoteleras. De esta forma, el cliente podrá elegir entre una habitación en apartamento o en un hotel.

"Badi se convertirá en el partner tecnológico para que los hoteles encuentren una nueva vía de rentabilizar sus espacios", explica Álvaro Córdoba, cofundador de Badi.

En cuanto al precio del alquiler, las zonas más caras de la capital fueron Costillares (563 euros), Gran Vía (560 euros), El Viso (557 euros) y Malasaña (486 euros). Por su parte, las zonas más económicas fueron San Cristóbal (280 euros), San Andrés (288 euros) y San Cristóbal de los Ángeles y Pan Bendito (290 euros).

"A nivel de demanda, hemos detectado un aumento sostenido hasta alcanzar un 70% respecto a la que teníamos en época pre-covid" (Álvaro Córdoba)

Según esta empresa, en Madrid, la oferta de habitaciones a medio y largo plazo ha aumentado en un 48%, y han notado una demanda en Madrid de estancias a medio y largo plazo un 70% superior tras la primera etapa de la pandemia.

¿De verdad hay tanta demanda? ¿O hay un exceso de oferta en este sentido? Y en el caso de los hoteles, ¿será esta nueva modalidad de estancia una fuerte competencia para los apartamentos?

Desde la Agencia Negociadora del Alquiler creen que de momento esta tendencia es "residual" y "circunstancial".

En cualquier caso, no se trata de un alquiler como el de una vivienda, ya que no está regulado por la misma normativa. En este caso, es un servicio hotelero. Gerardo Neistat, del gabinete de comunicación de la Agencia Negociadora del Alquiler, insiste en que "es una modalidad más, pero es anecdótica, y no compite con el alquiler residencia", aunque reconoce que esto podría cambiar... "si el precio es muy bajo, podría comenzar a competir con el alquiler por habitaciones".