Los vecinos de Aurrerá hartos de los ruídos

Viene de lejos. Los bajos de Aurrerá con sus bares y discotecas con bares y discotecas vuelven locos a sus vecinos. Los vecinos denuncian la proliferación de botellones, ruidos, peleas, suciedad todos los fines de semana. Reclaman su derecho al descanso y se muestran hartos de que se fomente el bottellón en lo que es un "patio privado" el botellón.

Desde los 80, en que se convirtió los bajos de Aurrerá en una zona exclusiva de bares los problemas se repiten. Los vecinos se quejan que a pesar de haber sido declarado como ZPA (zona de protección acústica especial ) en octubre de 2010, desde las administraciones no se ha hecho nada para evitar las concentración de ocio nocturno en la zona que tras el cierre de bares se concentran debajo de sus casas. Muchos vecinos a lo largo de estos años - dice- han tirado la toalla y han optado por vender sus viviendas.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia