Un estercolero en los bajos de Azca, el hogar de dos jóvenes

Un estercolero en los bajos de Azca, el hogar de dos jóvenes

Las personas que pasan por los bajos de Azca no pueden describir el olor nauseabundo que despide el rincón donde viven dos jóvenes. A escasos 10 metros de altísimos edificios, ellos han instalado su hogar, entre basura, palomas y ratas.

Los dos jóvenes que viven en los bajos de Azca entre basura

Se llaman Jorge y Óscar y tienen 22 y 23 años respectivamente. Su hogar reside en un lugar ilustre, sí, pero no tiene nada que ver con los lujosos edificios que les rodean

Ellos viven en un lugar insalubre, rodeados por colchones sucios y roídos. Los desperdicios y alimentos en descomposición se acumulan a su alrededor, y a menudo se ven acompañados por palomas y ratas que también buscan algo para comer.

Escombros en los bajos de Azca

Junto a ellos se acumula comida tirada por el suelo. Quien se asoma a observar aquello piensa que es una escombrera.

Jorge y Óscar viven rodeados de moscas y aseguran que una vez a la semana intentan barrer. Tienen una escoba y se asean en unas duchas próximas que cobran cincuenta céntimos.

Cuando les preguntan por qué viven allí simplemente responden: "porque no tenemos otro lugar donde vivir".