Real Madrid y Barça rechazan el cambio de estadio para el clásico

Real Madrid y Barça rechazan el cambio de estadio para el clásico

La Liga de Fútbol Profesional no quiere que la imagen de nuestro fútbol quede manchada en el clásico del próximo 26 de octubre. La convocatoria por parte de los radicales de los CDR ha alarmado a los responsables de LaLiga.

Para ese sábado se ha convocado una manifestación de protesta en Barcelona que afectaría a un partido ya habitualmente declarado de alto riesgo.

LaLiga pide que el clásico del 26-0 se juegue en Madrid y no en Barcelona

El Camp Nou suele ser escenario de reivindicaciones independentistas. Esteladas que se reparten en los accesos del estadio, y consignas coreadas por un sector mayoritario del público azulgrana.Ante este escenario habitual, muy agravado en las actuales circunstancias, es muy difícil garantizar la seguridad. Lo normal en un encuentro así es un dispositivo de entre 1.000 y 1.500 efectivos.

Hay que recordar que el partido Barcelona-Las Palmas, de mucho menor trascendencia que un clásico- ya se disputó a puerta cerrada el día 1 de octubre de 2017, fecha del referéndum independentista.

Así las cosas, la LaLiga traslada la petición de jugar en el estadio Santiago Bernabeu a la Real Federación Española de Fútbol. El Comité de Competición escuchará las alegaciones de ambos clubes, que tienen de plazo hasta el próximo lunes.

Si no se pusieran de acuerdo, la Federación mantendría el partido en el Nou Camp; y según ha podido saber Telemadrid, el club madrileño no está en principio dispuesto a que el partido se juegue en el Bernabéu. Ni el FC Barcelona está a favor de modificar el campo del partido.