Nadal, la leyenda sin fin

Nadal, la leyenda sin fin

Cuando uno ha escrito la leyenda, todo lo que le queda es hacerla más grande, más insuperable para que permanezca muchos años en el tiempo, para que sea más complicado que nadie iguale esas gestas.

Nadal parece empeñado en elevar su mito hasta alturas insuperables, en conseguir cotas que la historia tardará en igualar.

Doce coronas

Con sus doce coronas en Roland Garros, el tenista que ya estaba entronizado como el rey de la tierra batida eleva su leyenda un escalón más, más arriba que nunca nadie lo había hecho en un torneo grande.

Nadal supera a la australiana Margaret Court, que había ganado once veces el Abierto de Australia y se coloca a dos Grand Slam del suizo Roger Federer, el tenista más laureado de todos los tiempos.

Y en la tierra batida francesa parece querer alargar su reinado pese al empuje cada vez mayor de un joven austríaco de 25 años, Dominic Thiem, que sueña con destronarle pero que, de momento, ha fracasado en dos finales. La leyenda continúa. Y nadie se atreve a augurar su fin.

Nadal: "Si algún día pierdo, no me importaría que fuera contra Thiem"

Nadal aseguró que no tenía palabras para describir sus sensaciones tras ganar por duodécima vez Roland Garros, al tiempo que auguró un futuro prometedor a su rival de la final.

"Eres un gran trabajador y una gran persona, eres un buen ejemplo para el circuito. Sé que es difícil perder, pero si algún día pierdo, no me importaría que fuera contra ti", afirmó Nadal desde la pista, minutos después de recibir la Copa de los Mosqueteros de manos de otra leyenda, el australiano Rod Laver.

Pero las palabras más conmovedoras fueron para su equipo, encabezado por su entrenador, Carlos Moyá, que estaba acompañado de su tío Toni. "Hasta hace muy poco no sabíamos si podríamos competir aquí. Tener este trofeo conmigo significa muchísimo. Muchas gracias por apoyarme en los momentos más complicados", afirmó.

Thiem: "He comprobado por qué Nadal es uno de los mejores de todos los tiempos"

Dominic Thiem aseguró que durante los dos primeros sets de la final jugó a un elevado nivel, pero que no fue suficiente contra Nadal.

"He comprobado por qué es uno de los mejores tenistas de todos los tiempos. No es por casualidad que tiene 18 Grand Slam, solo dos menos que Federer", afirmó el austríaco.

Thiem se mostró muy satisfecho de su rendimiento en los dos primeros sets y reconoció que luego bajó. "Contra otros jugadores eso no es tan grave, pero él no desaprovechó la oportunidad", aseguró.

Mejores Momentos

Más de Rafa Nadal