Los vecinos de Malasaña, hartos de que los pisos turísticos dejen las llaves de sus casas en la calle

Los vecinos de Malasaña, hartos de que los pisos turísticos dejen las llaves de sus casas en la calle

Hasta cinco pisos turísticos en un solo inmueble. El trasiego de gente es continuo y por si fuera poco, los propietarios que no pueden atender las llegadas o salidas de los turistas han tomado la medida de instalar candados en farolas, vallas o señales en plena calle, para que los clientes puedan coger las llaves de los apartamentos. La situación trae de cabeza a los vecinos que hablan de inseguridad. El ayuntamiento de Madrid ha comenzado a sancionar a los pisos turísticos que no cumplen la normativa vigente. Ha ordenado ya el cese de actividad de más de 400 y otros tantos están en trámites.

La situación de los pisos turísticos "se no esta yendo de las manos", denuncia Tamara, de SOS Malasaña, uno de los barrios de Madrid que mayor número de apartamentos concentra. En Madrid hay unos 12.000 pisos turísticos, de los cuales más de 6.900 se encuentran en el distrito Centro.

Esta nueva práctica, puesta en marcha por los propietarios, ha despertado la alarma entre los vecinos, que ven como las llaves de acceso a los inmuebles está en disposición de cualquiera, tan sólo con introducir una clave en los candados donde se guarda la llave,

Unos candados que, además, pueden fácilmente ser forzados, denuncia Tamara, quien remarca que "no hay registros de nombres, no sabemos quienes están alojados en los apartamentos, por lo que puede entrar cualquiera a nuestros edificios".

"Puede entrar cualquiera a nuestros edificios"

Este es sólo uno de los múltiples problemas que están ocasionando los pisos turísticos. Los vecinos se quejan además del ruido, las molestias y el gasto que ocasionan al resto de los vecinos, como las continuas averías en los ascensores.

Tamara confiesa que si no fuera propietaria de su vivienda, y estuviera de alquiler, ya se habría ido de Malasaña hace mucho tiempo.