La mujer con quemaduras en cara y pecho por la Thermomix aún no puede hacer vida normal

La mujer con quemaduras en cara y pecho por la Thermomix aún no puede hacer vida normal

Marcelina, una mujer de Fuenlabrada, sufrió quemaduras graves mientras cocinaba con su robot de cocina un puré de calabacín. Algo falló y la tapa se abrió y le abrasó parte de la cara y la parte anterior del tórax.

Tras una ardua batalla judicial en los tribunales, empresa alemana Vorwerk, fabricante de la marca Thermomix, la ha indemnizado con 24.000 euros.

El juez ha considerado que la explosión del robot se produjo porque el anclaje de la tapadera estaba defectuoso y no por una mala manipulación del mismo como sugería la empresa.

La cara y el pecho quemados

Pero a día de hoy la mujer quemada por la Thermomix aún no puede hacer vida normal. Marcelina no quiere salir en las cámaras, pero da su testimonio a Telemadrid a través del teléfono. Asegura que tiene tales quemaduras que le afectan a la cara y al pecho que aún no tiene una vida normal.

Por descontado, no puede dejar que le de el sol ni hacer actividades al aire libre; y tiene que embadurnarse con crema continuamente.

Pavor a usarla en caliente

Preguntada por Telemadrid sobre si sigue usando la Thermomix, ya que la empresa le envió un nuevo robot, y si no le tiene miedo, Marcelina asegura que "claro que le tengo miedo, a ver, ahora la utilizo para gazpacho, para picar cosas, porque me trajeron ellos uno cuando me retiraron el mio, pero no la uso para caliente, porque es que le tengo pavor". Además recuerda que el modelo que le han enviado es el mismo que el que tenía.

Marcelina tiene graves secuelas por las quemaduras, que fueron de tal grado que tuvo que quedarse 18 días ingresada en el hospital después de haberle estallado la Termomix cuando cocinaba una crema de calabacín.

Grave perjuicio

Francisco de Asís Vargas, abogado,comenta la sentencia que "considera que hubo una anormalidad" y señala que también pone de manifiesto la "falta de diligencia" en la reacción por parte de la empresa.

Por su parte, la médico forense, Carmen Naranjo, asegura a Telemadrid que Marcelina sufrió una onda expansiva de más de 100 grados y que es grave la "alteración estética, el perjuicio estético que le causó la explosión" y que le ha quedado. Además, comenta que el daño "es muy visible" y que le ha afectado también psicológicamente.

Cabe recordar que este es uno de los pocos accidentes ocurridos con los robots de Termomix, empresa que ha vendido ya más de 400.000 robots de cocina en España.