Ana tiene que dormir en la calle por no abandonar a su perro

Ana tiene que dormir en la calle por no abandonar a su perro

Ana Rivas está a punto de cumplir 67 años y tiene un 49% de discapacidad. Percibe una pensión no contributiva de 392 euros, no tiene vivienda y está buscando un sitio donde dormir.

Podría recibir la ayuda del Samur Social, pero en sus centros no admiten perros y ella no quiere separarse de su mascota, 'Chiquitín'. Llevan 12 años juntos.

Chiquitin |REDACCIÓN

Ana se puso en contacto con el programa Buenos Días Madrid de Telemadrid para denunciar su situación.

Desde el Ayuntamiento le ofrecen la posibilidad de un albergue, pero tendría que dejar a 'Chiquitín' en una perrera municipal y allí le obligan a firmar un documento en el que acepta el sacrificio si no puede ir a recogerlo cuando se lo indiquen.

Nos cuenta que en una ocasión sí pudo pasar la noche en un centro que admitían mascotas, pero no ha vuelto a tener esa suerte.

Ahora está durmiendo en la casa de la amiga de otra amiga, pero tampoco puede llevar a su perro.

Antes de la pandemia, estaba cuidando a una persona mayor a cambio de alojamiento y poder estar con su perro, pero la dejaron en la calle el mismo día que decretaron el estado de alarma.

Solicitó una residencia de mayores o pisos compartidos, pero tiene que esperar hasta septiembre.

Desde Buenos Días Madrid nos hemos puesto en contacto con Darío Pérez, responsable del SAMUR Social del Ayuntamiento de Madrid, que se ha comprometido a enviar una unidad de ayuda a Ana para interesarse por su situación y encontrar una solución que le permita no dormir en la calle pero tampoco apartarse de 'Chiquitin' que para ella es algo más que una mascota.