Los rifirrafes del primer debate electoral entre Casado, Rivera, Sánchez e Iglesias

Los rifirrafes del primer debate electoral entre Casado, Rivera, Sánchez e Iglesias

Este lunes por la noche se celebró el primer debate a cuatro de los candidatos para las elecciones generales del próximo día 28 de abril.

A días de las elecciones generales y con un altísimo índice de indecisos, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias enfrentaron posturas.

Cataluña, el indulto a posibles condenados del procés y el apoyo de los nacionalistas fueron los principales caballos de batalla contra el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, comenzó asegurando que Sánchez indultará a los líderes del procés si son condenados. “Lleva en la frente la palabra indulto”, afirmó.

Sánchez dice que Cataluña nunca tendrá la independencia entre reproches de Rivera y Casado

Sánchez recordó a Rivera y al candidato del PP, Pablo Casado, que son “licenciados en derecho” y saben que no se pide “un indulto antes de una sentencia firme”. Por su parte, el líder de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, reflejó que “la situación que hay en Cataluña solo se puede solucionar con diálogo, diálogo y diálogo”.

A la pregunta más insistente de Casado y Rivera, Sánchez evitó dar una respuesta a la pregunta si piensa indultar a los posibles condenados por el procés.

Otro de los puntos fue el Salario Mínimo Interprofesional: Iglesias reivindicó su logro para que se subiera a 900 euros: “Si no es por Podemos, usted no sube el salario mínimo”, dijo a Sánchez.

El candidato de la formación morada apeló a la Constitución, que ha cuestionado en otras ocasiones, para reclamar los aspectos más sociales de sus propuestas y leyó los artículos más sociales que dice que “no se cumplen” como “pensiones, trabajo digno y derecho a vivienda”.

Los candidatos exhiben su agenda social para asegurar el Estado del Bienestar

Desde su postura, Casado tiró de gráficos para defender que el PP es el que crea trabajado, acusando al PSOE de ser el que lo destruye, y se remontó a la herencia de Zapatero para defender las gestiones económicas de los gobiernos de la derecha.

Asimismo, la corrupción ocupó parte del debate: Sánchez le recordó a Casado la Gürtel: “La corrupción del PP está representada en el edificio de Génova, 13, el gran bazar de la corrupción”, expresó.

También Iglesias pidió explicaciones al presidente del Gobierno por al dimisión del número dos de Comunicación de Moncloa por las ‘cloacas del Estado’ y Casado se defendió de los ataques relativos a la corrupción asegurando que han “pasado página de cualquier conducta irregular”.