Enrique Ossorio: "Los datos de este Informe PISA no sirven para nada"

Enrique Ossorio: "Los datos de este Informe PISA no sirven para nada"

"Estos datos nos tenían que servir para mejorar, pero no sirven para nada, porque no reflejan la realidad ni de Madrid ni de España". El consejero de Educación, Enrique Ossorio, se ha mostrado muy crítico con los resultados del informe PISA 2018 que compara el nivel educativo de 79 países del mundo.

Las claves, y la polémica, del nuevo Informe PISA

El citado informe otorga malas calificaciones a la Comunidad de Madrid, en concreto en las áreas de matemáticas y ciencias. El gobierno regional ya reclamó el pasado viernes que no se publicaran los resultados, por considerarlos "contaminados". En el programa 120 Minutos, Ossorio explica los fallos del informe de este año.

Asegura el consejero que conocieron los datos a finales de septiembre "y vimos que era imposible. Nunca en la historia de PISA una comunidad ha bajado 29 puntos", aclara. Así que se pusieron a investigar. Y, ¿qué descubrieron? En primer lugar que había una serie de errores provocados por un grupo de examinadores concretos. En segundo lugar que "como muchos alumnos no se examinan de matemáticas ni de ciencias, solo de lectura, para que no sean tan largos los exámenes, las notas de matemáticas y ciencias se extraían de las notas de lectura".

El gobierno regional puso en conocimiento del Ministerio de Educación y de la OCDE el resultado de estas pesquisas, al tiempo que solicitaban que se retirasen las pruebas de lectura. También que se retirasen posteriormente las pruebas de matemáticas y ciencias. "Ha sido un fiasco. La Comunidad ha pagado 220.000 euros para tener unos datos fiables".

"El informe ha sido un fiasco. La Comunidad de Madrid ha pagado 220.000 euros para tener unos datos fiables y poder mejorar"

El consejero se ha mostrado partidario de llegar a un pacto por la educación firmado por los principales actores políticos y ha querido zanjar el debate sobre la educación concertada, "reavivado recientemente por el partido socialista influido por Podemos". "Nosotros queremos libertad de elección, es un debate de la Edad de Piedra", concluye tajante.

Celaá niega que escoger una "enseñanza  religiosa" sea un derecho constitucional