La alcaldesa de Getafe niega haber amenazado o coaccionado a una concejala de su grupo

La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, ha negado "categóricamente" cualquier tipo de coacciones y amenazas a la concejal socialista Mónica Cerdá, que presentó la semana pasada la dimisión de sus cargos pero mantiene su acta de edil.

Hernández ha acudido al Juzgado de Getafe este martes por la denuncia de coacciones y amenazas interpuesta contra ella por la concejala socialista, que se habrían producido cuando ésta fue supuestamente forzada a firmar la renuncia a su acta.

Mónica Cerdá dimitió el pasado 30 de marzo de sus cargos en el Gobierno Municipal, pero no dejará su acta de concejal, según dijo en un comunicado, ya que tras la remodelación del Gobierno Municipal, que se produjo el pasado 22 de marzo, trasladó a la alcaldesa su decisión de dejar de formar parte del gobierno por su "total desacuerdo y oposición a todas las razones que existen tras esa remodelación".

A su llegada a los juzgados, la regidora ha negado estas acusaciones y ha dicho que de su "boca no va a salir ninguna opinión negativa hacia ningún compañero del Grupo municipal socialista" de la localidad donde gobierna.

"Venimos aquí para esclarecer todas las circunstancias", ha señalado la alcaldesa, que ha afirmado sentirse "tranquila y serena de las cosas que sucedieron". "Por lo que vengo aquí a ponerme a manos de la justicia para que se aclare y no quede ninguna sombra de duda al respecto", ha añadido.

Mejores Momentos

Programas Completos