La Gran Vía se mira al espejo

La Gran Vía se mira al espejo

En su momento, escribió John Dos Passos, la Gran Vía conducía al frente en línea recta.

Y se conocía en la guerra como la avenida de los obuses. Después se convirtió en un pequeño Broadway castizo, con sus rascacielos pero sin olvidar el jamón serrano.

Lugar de paseantes, de dinero y de escasez, todo confluye en esa desembocadura al mar humano que es la Gran Vía.

Umbral la pintó a las cinco de la mañana como la Gran Vía de Marte, con marcianos amarillos de plástico que riegan, friegan, barren, lavan, recogen la basura y se llevan la ciudad en sus volquetes cónicos y girantes».

Y Sabina la cantó al amanecer, "con dos de azúcar y croissant, el metro huele a podrido, carne de cañón y soledad. Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal".

Se ha ido transformando desde 1910

Junto al edificio Metrópolis en 1910, el rey Alfonso XIII inauguraba la emblemática vía madrileña.

Un eje vertebrador, centro financiero y ubicación de cines, musicales y los mejores comercios de la ciudad.

Ahora la Gran Vía inaugura una nueva época. Y allí, les ofrecermos un especial para su estreno. Este viernes trasladaremos allí todos nuestros informativos.

A través de Telemadrid.es, puedes votar si te gusta el cambio que transformará la imagen de la vía principal de Madrid.