Tragedia en Mallorca con diez muertos por las fuertes lluvias

Al menos diez personas han muerto a causa de las fuertes lluvias caídas a lo largo de la madrugada y los desbordamientos de torrentes en la comarca del Levante de Mallorca, que han causado cuantiosos daños materiales. Además, los cuerpos de seguridad buscan a un niño de 5 años desaparecido.

Los diez fallecidos por el torrente provocado por las lluvias en la zona del Levante de Mallorca son 6 hombres y 4 mujeres, ha detallado la Guardia Civil. Tres de los fallecidos son extranjeros: un matrimonio británico de edad avanzada y una mujer holandesa.

La mayoría de las víctimas han aparecido en el cauce del torrente que atraviesa varias localidades de la zona o bien alrededor de él.

La búsqueda del niño desaparecido se centra junto al mar, en la zona de s' Illot, y se lleva a cabo con la ayuda de perros especializados en la búsqueda de personas, si bien es una tarea complicada por los destrozos y la abundancia de barro y vehículos siniestrados.

Además hay más de un centenar de personas desplazadas de sus domicilios y realojados, ha informado la Guardia Civil.

La gravedad de los sucesos acaecidos la pasada noche en Mallorca han motivado que se desplacen hasta la zona el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, para visitar la zona afectada por las riadas y expresar su solidaridad a las autoridades y a los familiares de las víctimas.

Declaración de zona catastrófica

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado en Sant Llorenç des Cardassar que este jueves un Consejo de Ministros aprobará dos informes --uno de Interior y otro de Administraciones Públicas-- para comenzar la tramitación de la catalogación de zona catastrófica para el Llevant de Mallorca.

A su llegada al municipio mallorquín, donde ha expresado su solidaridad con las víctimas y afectados por la tragedia. Según ha incidido, "lo importante es dar certezas de que el Gobierno va a volcar todos los recursos necesarios para que los afectados puedan recuperar su día a día".

También ha llegado a la isla el presidente del PP, Pablo Casado, que ha visitado Sant Llorenç des Cardassar para interesarse por las víctimas y los daños y ha destacado que ante una "catástrofe" de este calibre no hay diferencias políticas. "En esto vamos todos juntos", ha afirmado."Es una catástrofe que a toda España nos tiene absolutamente aterrados", ha incidido Casado, que expresado "todo el apoyo del PP para seguir buscando a los desaparecidos y para apoyar a las familias".

Despliegue de efectivos

Tras la riada que ayer asoló la localidad mallorquina de Sant Llorenç, un total de 630 personas trabajan sobre el terreno en zona inundada.

Forman parte del contingente 120 personas de la Unidad Militar de Emergencias (UME), 25 de la Comandancia General de Baleares, 120 del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat), 53 guardias civiles, 50 policías nacionales, 22 Bomberos de Mallorca y 24 personas de la Dirección General de Emergencia y el 112.

El tenista español Rafael Nadal se ha sumado hoy a los cientos de voluntarios que están colaborando con los servicios de emergencia en la zona afectada por las inundaciones en Sant Llorenç des Cardessar. Nadal que vive en Manacor, a muy pocos kilómetros de Sant LLorenç des Cardessar, se ha implicado en las tareas de ayuda desde el primer momento y provisto de una pala y ropa adecuada para los trabajos de retirada de barro y escombros ha achicado agua en varias casas dañadas, Además también ha ofrecido habitaciones de su academia en Manacor a varias familias damnificadas.

Entre las personas fallecidas se encuentra una mujer que fue localizada sin vida por efectivos de la Guardia Civil en su vivienda de San Lorenzo. Otra es una persona de edad avanzada y movilidad reducida que fue hallada en el sótano de su domicilio en la calle Ordinas.

Condiciones climatológicas inusuales

Las condiciones que ayer se produjeron en Mallorca formaron un "cóctel perfecto" que desencadenó esta situación catastrófica, según la Agencia Estatal de Meteorología, que ha señalado que unas condiciones similares sólo suelen producirse cada ochenta años.

El portavoz de la Aemet Rubén del Campo ha explicado a EFE que se produjeron unas lluvias "intensas, torrenciales y persistentes", pero ha precisado que fueron también muy localizadas en un punto muy concreto, ya que en Sant Llorenç cayeron más de 200 litros por metro cuadrado en menos de seis horas y en Manacor, a sólo ocho kilómetros, apenas 23.

Tras conocer las previsiones meteorológicas para las próximas horas, la Dirección General de Protección Civil ha decidido mantener la alerta por lluvias y tormentas en Baleares y en las provincia de Barcelona, Gerona y Málaga.