El juez eleva a asesinato las imputaciones contra los padres de Asunta

Los padres de Asunta Basterra serán acusados de asesinato, después de que el fiscal Jorge Fernández de Aránguiz haya decidido elevar la calificación inicial de homicidio, una posibilidad que había quedado abierta en función de los análisis toxicológicos a la niña.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) ha informado en un comunicado de que el cambio de cargo se produce "al entender que existen las agravantes de alevosía y parentesco" y este mismo órgano ha comunicado que el fiscal solicitó que se prorrogue un mes más el secreto del sumario, una petición que el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, ha aceptado.

Por su parte, las respectivas defensas se han opuesto a esta decisión dado que pedían que hubiese un alzamiento.

José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que asiste a Rosario Porto, ha comentado a la prensa que su cliente fue requerida para un nuevo registro en la vivienda de Teo (A Coruña), situada a escasos kilómetros de la pista forestal en la que dos viandantes localizaron el cadáver de la pequeña sobre un talud.

En esta inspección, que ha finalizado antes de las cuatro de la tarde y que ha estado "orientada a recoger algunos objetos", ha estado no solo Porto, sino el otro imputado, Alfonso Basterra, así como sus respectivos abogados.

Gutiérrez Aranguren ha contado previamente a los informadores que pidió otra vez que se levante el secreto de sumario que pesa sobre el caso, pero se encontró con una negativa.

El cadáver de la menor, de origen chino y que había sido adoptada antes de cumplir un año, fue hallado en una pista forestal de Teo (A Coruña) el pasado 22 de septiembre, si bien la investigación ha determinado que falleció el día anterior, presumiblemente tras ser sedada y asfixiada.

Sus padres adoptivos, Rosario Porto y Alfonso Basterra, están en la prisión coruñesa de Teixeiro y se han desplazado esta mañana a Compostela para recibir la información de que será un jurado popular el encargado de juzgar el crimen.

REGISTRO EN MONTOUTO

Tras permanecer en los juzgados compostelanos desde las 10.00 horas, poco antes de las 13.00 horas un furgón de la Guardia Civil condujo a los dos detenidos hasta la casa de Montouto, en el municipio coruñés de Teo, para presenciar un nuevo registro en esta vivienda familiar que fue heredada por Rosario Porto de sus ya fallecidos padres.

Esta casa familiar ya había sido objeto de una inspección el domingo 22 de septiembre, tras ser hallado el cadáver de Asunta en una pista forestal ubicada a sólo unos cinco kilómetros. Posteriormente se realizó un registro en profundidad tres días después en el que estuvieron presentes tanto Rosario Porto como Alfonso Basterra.

Precisamente, tras siete horas de registro en esta casa con finca, que se ha convertido en epicentro para desentrañar las claves del crimen de Asunta, fue cuando se decidió también la detención del padre de la niña.

Según informó el abogado de la madre, los dos imputados han sido trasladados a esta vivienda para participar en un nuevo registro, una diligencia en la que tienen que estar presentes y a la que no se pueden negar.

No obstante, según indicó, no se realizará una reconstrucción de los hechos. El pasado 4 de octubre, la madre de la niña se había negado a participar en la reconstrucción de las horas previas a la muerte de Asunta hasta que no se levante el secreto de sumario, mientras que su exmarido también rechazó colaborar en nuevas diligencias.

EL ABOGADO DE LA MADRE DE ASUNTA DUDA DE LA "IMPARCIALIDAD" DE UN JURADO

José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que asiste a Rosario Porto, la madre de la niña hallada muerta en una pista forestal de un municipio cercano a Santiago en la madrugada del pasado 22 de septiembre, ha puesto en duda la "imparcialidad" de un jurado popular para juzgar el crimen.

A su llegada al juzgado de instrucción número dos de Santiago, este letrado ha dicho hoy a los informadores que el enjuiciamiento por la Ley del Jurado "era lo esperado", por ser el que corresponde al tipo de delito -homicidio que podría elevarse a asesinato- pero "en estas circunstancias la imparcialidad va a ser imposible".

En su caso, ha anticipado que explicará esto, pedirá que se levante el secreto y aunque sus apelaciones para el excarcelamiento de su patrocinada se encuentren con un muro "infranqueable" continuará por esta vía puesto que para él la situación actual de Porto es de "detención ilegal".

De hecho, podría pedir amparo al Tribunal Constitucional por lo que entiende como una vulneración de derechos. Su cliente está en prisión, no es procedente decir que de manera "irregular", ha precisado Aranguren, pero sí "no ajustada a derecho".

Ha contado este abogado que Porto "cada vez está peor, pasa el tiempo" y se ve que continúa en el penal coruñés de Teixeiro, donde permanece desde el día 27.

Gutiérrez Aranguren ha dudado de que hoy se detallen con exactitud las imputaciones -"no me van a decir qué es lo que concretamente se le atribuye"- pero ha dejado caer que sería posible que se elevase el cargo de homicidio a asesinato.