Mas se reúne hoy con los partidos soberanistas para decidir si sigue con la consulta

Artur Mas con Oriol Junqueras
Artur Mas con Oriol Junqueras |Telemadrid

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y las fuerzas favorables a la consulta soberanista del 9N se reunen este viernes para pactar una respuesta conjunta a la suspensión cautelar de la votación por parte del Tribunal Constitucional (TC).

Según han informado fuentes del Govern, así lo ha acordado con los líderes de los partidos que apoyan la convocatoria: Oriol Junqueras (ERC), Joan Herrera (ICV-EUiA), Quim Arrufat (CUP) y Jordi Turull (CiU).

Los líderes de ERC, Oriol Junqueras, de ICV-EUiA, Joan Herrera, y de la CUP, David Fernéndez, han mantenido reuniones bilaterales entre ellos en las que coinciden en que el Govern no debe hablar de elecciones anticipadas y, en cambio, seguir preparando la consulta del 9N y "desplegar" el operativo electoral.

Junqueras y Herrera han conversado esta mañana en el Parlament para "intercambiar información" sobre los encuentros mantenidos ayer con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, así como para preparar la cumbre de partidos proconsulta que tendrá lugar mañana.

Ambos líderes han confesado, en conversaciones informales con los periodistas, sentirse "preocupados" por las "dificultades" y "trabas" que pone el Estado para poder celebrar una consulta que, según han recordado, "apoya más del 80 % de la población catalana", pero también ante algunas decisiones adoptadas en los últimos días por el Govern sin haberles consultado previamente.

ERC y la CUP ya han dejado claro que no comparten el acuerdo del Govern de dejar en suspenso la campaña institucional de la consulta del 9N y consideran que no tenía que haberse interrumpido, algo que Junqueras y Fernández ya han trasladado a Mas y a los demás partidos del bloque proconsulta.

Pero la postura de los republicanos y de la CUP va más allá, porque Junqueras no quiere ni oír hablar de escenarios alternativos al de la consulta del 9 de noviembre y rechaza de plano "especular", por ejemplo, sobre si pueden haber elecciones catalanas anticipadas.

En consonancia con este criterio de centrarse únicamente en la consulta, Junqueras descarta abordar la posibilidad de formar una candidatura unitaria de los partidos soberanistas, y entiende que en la cumbre y en las reuniones bilaterales que se celebran estos días "sólo hay que hablar del 9N".

Más taxativo se ha mostrado al respecto el diputado de la CUP David Fernández al indicar a los periodistas que espera que al president Mas no se le ocurra hablar en la cumbre de mañana de escenarios alternativos o "planes b", porque en este caso él se levantaría de la silla y abandonaría la reunión.

Joan Herrera, por su parte, coincide con Junqueras y Fernández en recalcar que "lo que nos une" es la consulta y la voluntad de que los catalanes voten, por lo que tampoco considera que en la cumbre deba hablarse de escenarios alternativos.

El líder ecosocialista, que anoche ya se reunió con David Fernández, pedirá a Mas que les facilite los informes jurídicos de que dispone el Govern para tratar de mantener la consulta, para conocer el margen de maniobra de que dispone este último sin vulnerar la legalidad.

Aunque aún desconocen dichos informes, las tres formaciones de la izquierda catalana (ERC, ICV-EUiA y CUP) creen que el Govern "tiene margen" para "desplegar" la Ley de Consultas aunque esta haya sido suspendida por el Tribunal Constitucional (TC).

Quieren, por este motivo, que Mas les detalle el "calendario" que tiene previsto aplicar para, por ejemplo, crear el registro de inmigrantes residentes en Cataluña que desean votar en la consulta, y para poner en marcha el sistema de voto anticipado.

Por lo que respecta a la campaña institucional de información sobre la consulta, pedirán a Mas que les especifique si el Govern piensa reanudarla y, si es así, en qué momento y condiciones.

Varias formaciones consultadas por Efe creen que el 12 de octubre es la fecha tope que tiene el Govern para que todos los preparativos de la consulta se hayan desarrollado y poder garantizar plenamente la celebración de la consulta soberanista.

Aunque ERC, Iniciativa y la CUP evitan entrar en polémica sobre el concepto de "desobediencia" y si esta última debe ejercerse o no desde las instituciones catalanas, coinciden en cambio, al asegurar que "las amenazas" de inhabilitación o de posibles querellas que sean interpuestas contra ellos no les harán variar su posición.

EL GOBIERNO TILDA DE "IRRESPONSABLE" QUE LA GENERALITAT DIGA QUE PUEDE HABER VIOLENCIA

La delegada del Gobierno de Cataluña, María Llanos de Luna, tildó de "irresponsable" que la Generalitat, en su recurso ante el Tribunal Constitucional en favor de la consulta del 9 de noviembre, haya sugerido que puede haber violencia en esta comunidada autónoma si no se lleva a cabo esta convocatoria.

En declaraciones a Onda Cero, Llanos de Luna criticó que la Generalitat haya dicho al Constitucional que "es difícil prever la consecuencias" y los perjuicios de "carácter irreversible y no reparable" de no celebrar la votación del 9-N.

A este respecto, la delegada del Gobierno añadió que, tras la suspensión cautelar de la consulta soberanista, "lo que se tiene que hacer ahora mismo es bajar el nivel de excitación y no contribuir a ella".

Llanos de Luna también sostuvo que lo que está haciendo el Gobierno catalán es "echar leña al fuego" al hablar de la posibilidad de que haya violencia. Asimismo, llamó a centrarse en los argumentos legales y jurídicos sobre la celebraciónn consulta, que dijo que es lo que está haciendo el Ejecutivo central.

Asimismo, esta representante del Gobierno se refirió a la actuación de los Mossos d Esquadra ante la situación que se está viviendo en Cataluña. "Ellos están actuando como tienen que actuar, con la profesionalidad que tienen y no creo que se vaya a producir ningún altercado", concluyó.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha confiado en que el presidente de la Generalitat, Artur Más, cumpla la ley, al tiempo que ha pedido al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que dé un "paso más allá" y responda también con política porque con la ley "no basta".