Dos acusados de Udalbiltza piden al tribunal que les juzga que no cierre puertas a la paz

nacional

| 26.10.2010 - 20:20 h
REDACCIÓN

Dos de los 20 miembros de la asamblea de electos de Batasuna, Udalbiltza-Kursaal, que han sido juzgados en la Audiencia Nacional han pedido al tribunal que "no cierre las puertas a los horizontes de paz" en el País Vasco después de que ETA haya anunciado el cese de sus "acciones armadas ofensivas" Así lo han manifestado la ex alcaldesa de Amoroto (Vizcaya) y portavoz de la plataforma María Victoria Ugarteburu y el ex concejal de Urretxu (Guipúzcoa) Joseba Mikel Garmendia en su turno de última palabra en el juicio que hoy ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional.

"Pedimos, rogamos que no sea este tribunal quien cierre ese futuro que se vislumbra mejor para todos y todas aquí y allá", ha asegurado Ugarteburu tras destacar que Udalbiltza "no nació contra nada ni contra nadie" sino como un "instrumento válido en esa búsqueda de la paz, que todavía no ha terminado".

Por su parte, Garmendia ha insistido en el "nuevo escenario" creado a raíz del comunicado de ETA y ha reclamado al tribunal que "no ponga límites" a los instrumentos "para profundizar en democracia y paz" ya que el objetivo de la plataforma era conseguir la "construcción nacional".

Ambos acusados han negado que Udalbiltza siguiera directrices de ETA y, en concreto, Garmendia ha recordado que los policías que han declarado en la vista no han podido demostrar ninguna vinculación entre los acusados y la banda terrorista.

Tras estas intervenciones, el presidente de la sección primera de la sala de lo penal de este tribunal, Javier Gómez Bermúdez, ha dejado visto para sentencia el juicio.

En la sesión de ayer, el fiscal Juan Moral rebajó su petición de 15 años a 10 años de cárcel para cuatro de los 20 acusados al retirar la acusación de malversación de fondos públicos, aunque ha mantenido la de integración en ETA para todos.

Moral aseguró que con la constitución de Udalbiltza, ETA pretendía crear "una cortina de legalidad para realizar actividades ilegales o, cuando menos, alegales" que lograran "su proyecto de construcción nacional".

Por su parte, la acusación popular, ejercida por la asociación Dignidad y Justicia, ha reclamado penas de 14 y 22 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista y malversación de fondos públicos, mientras que las defensas han pedido la libre absolución y han anunciado su intención de solicitar la condena en costas de la acusación popular si los acusados son condenados por malversación, ya que ha mantenido esa acusación en contra del criterio fiscal.

Entre los procesados se encuentran los responsables de Udalbiltza Xabier Alegría y Joseba Mikel Garmendia, además de Miren Karmele Urbistondo, Leire Idoyaga, Oscar Goñi, Larraitz Sanzberro y José Manuel Jurado.

El resto de los acusados son: Lander Etxebarria, Eider Casanova, Loren Arkotxa, Miren Josu Aramburu, Imanol Esnaola, Xabier Iragorri, Esperanza Iriarte, Miren Jasone Astibia, Urko Irastorza, María Victoria Ugarteburu, Juan Carlos Alducín, Miren Odriozola e Ibon Arbulu.

Entre los asistentes a esta última sesión estaban la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia (ANV), condenada a un año de cárcel y 7 de inhabilitación por enaltecimiento del terrorismo al pedir un aplauso para los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola -autores del atentado en la T-4 de Barajas- o el que fuera último director del diario Egunkaria, Martxelo Otamendi, absuelto recientemente por la Audiencia Nacional de integrar ETA.