Sánchez pide a los catalanes que no participen del "simulacro" de referéndum

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido hoy a los catalanes que el 1 de octubre no participen del "simulacro" de referéndum. En un desayuno informativo organizado por Europa Press y preguntado por si el Estado debería retirar las urnas, Sánchez se ha limitado a decir que lo que el Gobierno tiene que hacer es "garantizar la legalidad".

Lo que sí ha echado en falta Sánchez en este debate es que no se hable del "coste del no diálogo" entre Cataluña y el Gobierno de España y ha asegurado que se trata de un coste "de enorme trascendencia". "No sólo se trata de un coste económico también es emocional y sentimental", ha precisado.Y por ello, ha dicho "nos merecemos abordar una reforma del modelo territorial con seriedad, valentía y audacia" para garantizar a las próximas generaciones un modelo de convivencia.

Sobre esa reforma y la propuesta, ayer, para crear una comisión de evaluación del modelo autonómico, ha considerado que de los 350 diputados de la Cámara "300 podrían votar perfectamente a favor de este tipo de comisión". Preguntado por una próxima reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en línea con la que hoy éste mantiene con el líder de Ciudadanos, Albert, Rivera, Sánchez ha dicho que no hay reunión fijada en la agenda próxima.

"ANTE UN HECHO ILEGAL, EL ESTADO TIENE QUE GARANTIZAR LA LEGALIDAD

Pedro Sánchez ha afirmado que si la Generalitat sigue adelante con su propósito de celebrar un referéndum unilateral de independencia el Estado tendrá que actuar, incluso retirando las urnas. Y ha advertido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de que está demostrando haber "leído muy poco de golpes de Estado y de Constituciones". Sánchez fue preguntado expresamente por las recientes declaraciones de la portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Margarita Robles, que advirtió de que, si hay comisión de delito, "habría que retirar las urnas", aunque matizó que habrá que ver "cómo se ponen las urnas y si se les llama urnas".

El líder del PSOE ha indicado que "entiende el análisis legal" hecho por Robles y lo ha refrendado. "Ante un hecho ilegal, el Estado tiene que garantizar la legalidad", ha aseverado. De hecho, también ha advertido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de que "no podrá abrir espacios municipales" para permitir un referéndum que no va a tener cobertura legal.

Tras elogiar la "extraordinaria" gestión que Colau, a su juicio, hizo tras los atentados de Barcelona, ha afeado a la regidora que en la cuestión del referéndum haya ido "cambiando su posición". "No se puede estar (al mismo tiempo) con aquellos que se quieren unir y con los que se quieren quedar", le ha advertido. Los socialistas y sus socios en Cataluña, el PSC, tienen claro que están "con la legalidad", ha precisado.

En cualquier caso, Sánchez ha añadido que si el 1 de octubre el bloque soberanista pretende hacer un simulacro de referéndum, no podrá considerarse un referéndum porque "no cuenta con garantías" y "si no se ajusta a derecho". Sería "otra cosa, una consulta, un recuento" y los socialistas pedirán a los ciudadanos catalanes "que no participen de ese simulacro". "Si no tiene garantías, no puede contar con una participación mayoritaria de la sociedad catalana", ha incidido.

No obstante, ha advertido de que el 1 de octubre es "una alerta" de que existe "un deterioro de convivencia territorial" de la que todos tienen "que tomar nota". Con la consulta sobre la independencia de Cataluña del 9 de noviembre de 2014 ya van "dos intentos" de celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, ha recordado. Por lo que considera que "va siendo hora de que el Gobierno de España vaya tomando nota".

Sánchez ha revelado que tuvo ocasión de hablar con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante su presencia en Barcelona, donde aprovechó para trasladarle la posición conocida del PSOE ante el desafío soberanista. Puigdemont también le trasladó la suya, que es la misma "en público que en privado", ha revelado.

Pero Sánchez ha aprovechado la ocasión para reprochar las recientes declaraciones de Puigdemont en las que acusa al Gobierno de que estará dando un "golpe de Estado" si impide el referéndum del 1 de octubre. En opinión del líder socialista, con estas palabras Puigdemont lo que demuestra es haber "leído poco sobre golpes de Estado y Constituciones" porque si el Estado actúa es precisamente en defensa de la legalidad frente al "envite" de los independentistas, para "evitar una consulta" que utilizará el bloque separatista para "declarar la independencia".

Preguntado si tenía previsto reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el corto plazo, ha dicho que no tendría "ningún problema". Sánchez ha contado que con ocasión del desafío soberanista y también de los atentados en Cataluña han "hablado mucho, no sólo en público, también en privado".

ELEVAR LOS SALARIOS ENTRE EL 2,5 Y EL 3,5 %

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado que va a proponer un nuevo pacto de rentas al Gobierno y a los agentes sociales para que los salarios suban entre el 2,5 y el 3,5 por ciento en los próximos 4 años. El dirigente socialista ha dejado claro que trabajará para que la recuperación económica y las ganancias de productividad se trasladen a los salarios de los trabajadores y propondrá que en 2018, la subida salarial se sitúe entre el 2 y el 3 por ciento, con una media del 2,5 por ciento.

Además, ha anunciado que el próximo viernes anunciará un paquete de medidas que acompañarán a esta propuesta y que incluirán la protección de los trabajadores autónomos, la recuperación de la negociación colectiva, la recuperación igualdad laboral y el desmontaje de la reforma laboral.

PEDRO SÁNCHEZ DICE SOBRE SU RETORNO: "ME SIENTO MÁS Y MEJOR TEMPLADO"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha referido a su regreso como líder socialista asegurando que el "acero se forja a base de golpes" y que él se siente "más y mejor templado". El dirigente socialista ha considerado el día de hoy como un "buen momento" para mostrar su agradecimiento a todas las personas que le han acompañado desde el Comité Federal del 1 de octubre de 2016, en el que se vio obligado a presentar su renuncia, hasta el pasado mes de junio en que fue reelegido de nuevo como secretario general del PSOE.

Su conclusión, tras estos meses en que libró la batalla por recuperar el liderazgo del partido, es que lo que le ha ocurrido a él "no es ajeno a lo que les ocurre a otros: encontrar obstáculos en la vida". "Lo que no mata te hace más fuerte", ha exclamado, parafraseando el conocido refrán, para recordar a continuación que "el acero se forja a fuerza de golpes" y que él se siente ahora "más y mejor templado" para afrontar el trabajo de lograr una España "más justa y diversa".

SÁNCHEZ: "NACIÓN DE NACIONES" ESTARÍA FORMADA "AL MENOS" POR ESPAÑA, CATALUÑA, PAÍS VASCO Y GALICIA

El secretario general del PSOE ha explicado su concepto de "nación de naciones" asegurando que además de España, que es una nación "no sólo un Estado", en términos históricos también tendría esta consideración "al menos" Cataluña, País Vasco y Galicia. El dirigente socialista respondía así a la pregunta de cuántas naciones tiene España y quiso dejar claro también que "España es una nación" en alusión a que los independentistas "la llaman Estado, no nación".

En este sentido, ha precisado que la nación "no se identifica con los límites de un Estado, sino que en un Estado pueden compartir territorio más de una nación". Y en España, según ha expuesto, hay "al menos" tres territorios que han manifestado su vocación de ser nación, se trata del País Vasco, Cataluña y Galicia. Para Pedro Sánchez, quienes niegan que España sea una "nación de naciones" niegan que en España haya más identidades.