Los titulares de la tarjeta 'opaca' de Caja Madrid

De los 83 directivos y consejeros de Caja Madrid que utilizaron presuntamente 'tarjetas B' para gastos privados valorados en más de 15 millones de euros entre los años 2003 y 2012, un total de 28 fueron nombrados a propuesta del PP, 15 por iniciativa del PSOE, cuatro por IU, seis por CC.OO. y otros cuatro por UGT. En la lista, facilitada por Europa Press, hay dos exministros: el 'popular' Rodrigo Rato y el socialista Virgilio Zapatero.

La lista de representantes del PP está liderada por los expresidentes de Caja Madrid y de Bankia, Miguel Blesa y Rodrigo Rato, respectivamente, ambos pertenecientes a la dirección de las entidades y que supuestamente movieron 436.700 euros el primero y 44.200 euros el segundo.

En cuanto a los miembros del Consejo de Administración que fueron propuestos por el PP, la documentación entregada al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en el marco del 'caso Bankia' incluye los nombres de Estanislao Rodríguez-Ponga (255.400 euros), Pablo Abejas (246.700), Miguel Angel Araujo (212.900), Ricardo Romero de Tejada y Picatoste (212.200), Antonio Cámara (178.000), José Manuel Fernández Norniella (175.400), María Carmen Cafranga (175.200), Javier de Miguel (172.700), Alberto Recarte (139.900), Jesús Pedroche (132.200), Francisco José Moure (127.300) y Mercedes Rojo (119.300).

También figuran Cándido Cerón (79.200), Fernando Serrano (78.600), Darío Fernández Yruegas (69.800), José María Buenaventura (63.000), Beltrán Gutiérrez (58.000), José María Fernández del Río (47.800), Juan Emilio Iranzo (46.800), Miguel Corsini (46.700), Manuel José Rodríguez González (37.100), Rafael Pradillo (28.600), Ignacio del Río (21.000), José Nieto (19.800), Jorge Rábago (8.000) y la fallecida Mercedes de la Merced (287.900).

Los consejeros nombrados a propuesta del PSOE son Antonio Romero (252.000), José María de la Riva (208.900), Ramón Espinar (178.400), Angel Eugenio Gómez del Pulgar (149.700), José María Arteta (139.000), Francisco José Pérez Fernández (122.600), Jorge Gómez Moreno (98.200), José Acosta (62.300), María Enedina Alvarez Gayol (47.000), Santiago Javier Sánchez Carlos (46.400), Virgilio Zapatero (36.000), Ignacio Varela (35.700), Joaquín García Pontes (21.100), Miguel Muñiz de las Cuevas (20.800) y José Caballero (19.800).

En cuanto a los representantes de IU, José Antonio Moral Santín (456.500), Rubén Cruz (233.700), Juan Gómez Castañeda (128.100) y Angel Rizaldos (20.100) son los que aparecen en la documentación entregada al magistrado de la Audiencia Nacional.

SINDICATOS Y PATRONAL

Diez consejeros fueron nombrados a propuesta de los sindicatos. Por parte de CC.OO. se encuentran Francisco Baquero (266.400), Antonio Rey de Viñas (191.500), Rodolfo Benito (140.600), Juan José Azcona (99.300), Pedro Bedia (78.200) y Gabriel Moreno (20.400), mientras que Gonzalo Martín Pascual (129.700), Miguel Angel Abejón (109.300), Rafael Eduardo Torres (82.300) y José Ricardo Martínez (44.200) son los representantes de UGT.

El resto de los consejeros que aparecen en la documentación entregada al juez formaban parte de patronales -Gerardo Díaz Ferrán, de la CEOE (94.000), o Francisco Javier López Madrid, de CEIM (34.800)-, mientras que entre los directivos se encuentran Rafael Spottorno (223.900) o Ildefonso José Sánchez Barcoj, que fue el que más gastó con cargo a la tarjeta (484.200).

De la lista de directivos y consejeros, que suma un total de 86, sólo tres no hicieron uso de la tarjeta de crédito pese a disponer de ella, según la documentación. Son Félix Manuel Sánchez Acal, de UGT, y los directivos Iñigo María Aldaz y Esteban Tejera. De los que sí utilizaron la 'tarjeta B', varios devolvieron parte del dinero: Rodrigo Rato (54.837 euros), José Manuel Fernández Norniella (9.700), Matías Amat (42.042) e Ildefonso José Sánchez Barcoj (90.879).

28 SIGUIERON UTILIZÁNDOLA TRAS SU CESE

Un total de 28 de los 86 consejeros de Caja Madrid utilizaron la 'tarjeta B' con fondos no declarados a Hacienda después de haber presentado su cese como miembros de los órganos corporativos de la entidad, según consta en la documentación del 'caso Bankia' que investiga el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

El plazo en el que siguieron utilizando la tarjeta osciló entre uno y ocho meses después de su cese, según consta en esta documentación, que no detalla la identidad de los consejeros que realizaron estas prácticas. Los directivos de la caja madrileña y otros cuatro de Bankia gastaron entre 1999 y 2012 un total de 15,5 millones de euros en gastos personales como restaurantes, grandes superficies, hoteles y ropa.

El 33,2 por ciento de los gastos corresponden a efectivo sacado de los cajeros, el 14,8 a desplazamientos y viajes, el 11,1 por ciento a grandes superficies, el 10,1 por ciento a restaurantes, el 8,3 por ciento a hoteles, el 5,8 por ciento a ropa y complementos y el 3,3 por ciento a alimentación. El 13,4 por ciento se correspondía con otros gastos.

Además, otros seis consejeros renovaron sus tarjetas como miembros del Consejo de Administración y de la Comisión de Control de la entidad después de haber dejado el cargo, aunque en este caso realizaron movimientos durante un periodo de entre uno y tres meses.

Tras recibir esta documentación, el juez Andreu ha preguntado al Banco de España si conocía la existencia de estas tarjetas y les ha pedido que analice estas prácticas en el marco del informe pericial que está realizando para determinar si los exdirectivos de la entidad pudieron cometer un delito de administración desleal, informaron fuentes jurídicas.

El magistrado ha dictado una providencia en la que traslada a los peritos del Banco de España que analizaban las retribuciones de los exconsejeros de la entidad los informes elaborados por la Fiscalía Anticorrupción y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a partir de la documentación facilitada por Bankia.