González exige a UGT que explique si desvió fondos de formación a otros fines

UGT utilizó dinero público para comprar globos por valor de 3.400 euros

madrid

| 26.11.2013 - 13:20 h
REDACCIÓN

El presidente de la Comunidad, Ignacio González, ha exigido hoy a UGT "una explicación muy clara y muy profunda" que determine si el sindicato ha destinado "a otros fines" las cantidades "ingentes" de dinero que los ciudadanos han pagado con sus impuestos para la formación de trabajadores y desempleados. González, que ha visitado hoy el restaurante DiverXO, galardonado con tres estrellas Michelín, ha calificado de "escándalo" el hecho de que se llegase a confirmar, "como parece", que UGT "tenia montado un sistema para ir disfrazando facturas y financiar cosas con los dineros de la formación". "Eso me parece uno de los escándalos mas grandes que pueden existir en este país" ha subrayado el presidente.

Ha recordado que desde hace más de veinte años los españoles "han pagado con sus impuestos ingentes cantidades para la formación" de trabajadores y desempleados y sería "gravísimo" que ese dinero "haya servido para hacer determinadas estructuras, para desviarlo" a otros fines.

En ese caso, ha insistido el presidente, "estaríamos ante un escándalo de enormes magnitudes" para el que ha exigido una explicación detallada.

EL CASO DE LA UGT EN ALCORCÓN

Nuevos documentos muestran como UGT de Alcorcón utilizó dinero público e infló facturas para comprar globos por valor de 3.300 euros que utilizaba en eventos y manifestaciones. También cargó al Ayuntamiento 1.500 euros en camisetas facturadas por una empresa sindical y con un 5 por ciento de comisión.

La portavoz del grupo municipal del PP en Alcorcón, Laura Pontes, ha anunciado que el PP va a pedir en el pleno la reprobación de la dirección de UGT en la ciudad por el presunto cobro de comisiones a costa de los fondos públicos a través de una central de compras del sindicato.

La también secretaria general del PP de Alcorcón ha avanzado esta iniciativa después de que el gobierno municipal de Alcorcón haya explicado esta mañana que elevará a la junta de Gobierno local la solicitud de la apertura de un expediente de control financiero que aclare el posible uso irregular de estos fondos por parte de esta formación sindical.

El Consistorio asegura que en dicho periodo -entre 2007 y 2011- "se pagaron facturas (desde el erario municipal) que incluían cobros de comisiones por parte de entidades afines a la central sindical".

"Lo más curioso -explica Pontes- es que, sin el menor rubor, en las propias facturas, el sindicato colocaba claramente el concepto: comisiones".

La reprobación a la cúpula de este sindicato se justifica, en opinión de Pontes, porque "son las mismas personas que pasaban estas facturas, en las que se compraban carpetas por miles, folios a cajas, o papel higiénico, a pesar de que el propio Ayuntamiento está obligado a entregar todo ese material, como recoge el convenio colectivo".

Pontes cree que los responsables de UGT en la ciudad deben dimitir "inmediatamente si no son capaces de dar una explicación lógica y coherente de en qué dedicaban el dinero público y por qué hacían ese uso de los fondos que aportan los alcorconeros a través de sus impuestos".

"Eso -apunta Pontes- por no hablar de las comidas, repostaje de gasolina, o una partida de miles de globos, un material sin duda indispensable para el desarrollo del asesoramiento laboral y apoyo sindical a los trabajadores municipales, que es para lo que los fondos públicos deben destinarse".

Durante el último mandato de Enrique Cascallana (PSOE), las centrales sindicales percibieron una serie de subvenciones en función del número de representantes elegidos por los trabajadores.

El montante obtenido por UGT, sostienen desde el Consistorio, "era en torno de los 7.000 euros anuales, según baremos que recoge el propio convenio colectivo" del Ayuntamiento de la localidad.