Decenas de personas se manifiestan en la UCM contra el cierre de la capilla

El rector, José Carrillo, dice que ha recibido amenazas de muerte

Abogados critianos se querellan contra el rector de la Complutense y el decano de Historia

Por presuntos delitos de coacciones y contra la libertad religiosa

madrid

| 18.07.2014 - 11:47 h
REDACCIÓN

Decenas de personas se han manifestado frente a la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid contra el cierre de la actual capilla para su traslado a otra ubicación dentro del mismo edificio, que el Arzobispado de Madrid considera "insuficiente e inadecuada".

Este traslado, que fue acordado el año pasado por la junta de la facultad por "necesidades docentes", según la Universidad Complutense, ha enfrentado al decano de la facultad, Luis Enrique Otero, con grupos de estudiantes católicos.

La capilla permanece cerrada desde el pasado lunes y, desde entonces, varios alumnos han permanecido a las puertas de la misma, donde han hecho vigilias y han pasado incluso la noche para protestar por su cierre.

María, una alumna de Arqueología de 22 años, ha contado que lo único que los estudiantes quieren es "seguir teniendo un espacio para rezar" y ha advertido de que no se irán de las puertas de la capilla de la facultad mientras "el Santísimo esté dentro".

"Ellos (la dirección) pueden negociar lo que quieran con el Arzobispado, eso a nosotros no nos importa, lo único que queremos es que mientras tanto abran la capilla porque tienen a nuestro Dios secuestrado", ha señalado.

Tras una concentración a las puertas de la facultad en la que se ha coreado "Otero, inquisidor" y "Decano mamarracho, alquila tu despacho", los manifestantes han accedido al interior del edificio hasta la puerta de la capilla, cuyo cerrojo ha sido cambiado, para rezar.

Posteriormente, han accedido al pasillo donde se encuentra el despacho de Otero al grito de "Decano, dimisión" y "Reapertura de la capilla, ya".

Los grupos católicos que se han manifestado hoy han enmarcado el cierre de la capilla de la facultad en "acto de precampaña" debido a las elecciones que se celebrarán en la universidad en los próximos meses.

El presidente de la Asociación Católica Hazteoir.org, Ignacio Arsuaga, ha insistido en que se trata de un "ataque a la libertad religiosa" de los estudiantes y ha añadido que "el anticlericalismo está pasado de moda" y "no tiene sentido que el rector, para ganarse el voto de la ultraizquierda, cierre esta capilla".

Arsuaga también se ha mostrado insatisfecho con la reubicación de la capilla en otro lugar pues, según ha declarado, los cinco emplazamientos alternativos ofrecidos por el decanatos son todos "escondidos, pequeños y alejados".

Por su parte, la presidenta de Nuevas Generaciones de Madrid, Ana Isabel Pérez, ha criticado, en declaraciones a Efe, que la decisión se haya tomado en el mes de julio, algo que, según ha dicho, no es "nada espontáneo" y lo hacen para aprovechar que no hay alumnos y evitar los enfrentamientos.

Según ha afirmado, estos enfrentamientos es sólo entre el conglomerado católico y el decanato porque no existen problemas entre el resto del alumnado, sean de la ideología que sean.

EL RECTOR CARRILLO DENUNCIA AMENAZAS DE MUERTE

El rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), José Carrillo, aseguró hoy que se han llegado a recibir amenazas de muerte por el traslado de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia, "algo que hasta los colegios católicos hacen", y consideró injustificada la "crispación" que se ha creado. Asimismo, indicó que se han ofrecido alternativas a las autoridades eclesiásticas y no han recibido respuesta.

"Les mostramos un aula para trasladar la capilla, que aseguraban no era apta para ese cometido, aunque sí lo fuera para dar clase en ella. El principal problema es que no tenía ventana y les ofrecimos otra sala, que aún ni han visto", aseguró el rector.

Carrillo aseguró que "se está sacando de quicio algo objetivo, como es que la Facultad de Geografía e Historia, donde está ubicada la capilla, necesita más aulas y esa capilla está infrautilizada porque casi nadie va".

El responsable de la Complutense aseguró que no hay ningún tipo de persecución religiosa y que el respeto es una máxima de la universidad. Igualmente, afirmó que en la institución que dirige hay diversidad de religiones, e incluso se estudia ceder un aula a estudiantes musulmanes para celebrar sus cultos y orar.

ABOGADOS CRISTIANOS SE QUERELLAN CONTRA EL RECTOR Y EL DECANO

La Asociación Española de Abogados Cristianos han registrado este viernes una querella contra el rector de la Universidad Complutense de Madríd, José Carrillo, y el decano de la Facultad de Geografía e Historia del centro, Luis Enrique Otero, por un presunto delito de coacciones y contra la libertad religiosa al proceder al cierre de la actual capilla de dicha Facultad.

Sostiene la querella que el pasado lunes por la noche (antes del plazo dado por la universidad para proceder al cierre) se produjeron situaciones de amenaza en el desalojó a varios estudiantes que estaban realizando una vigilia nocturna y hubo un enfrentamiento entre el decano y varias profesoras del centro.

Apunta también como constitutivo de delito que se procediera a colocar un cerrojo sobre la instancia y se destinó personal de seguridad para bloquear la capilla.

Entiende esta asociación, que aporta un vídeo de los hechos relatados con su querella, que esta situación supuso un delito contra el sentimiento religioso, al interrumpirse una ceremonia religiosa e impedir la oración, y otro de coacciones tipificados en los artículos 522, 523 y 172 del Código Penal.

Aparte, en su querella la asociación reclama al juzgado de Instrucción que adopte medida cautelares para impedir cualquier tipo de obra en la capilla que pudiera dañar el patrimonio artístico y religioso que aún está dentro de la instalación. Se refieren en concreto al Crucificado y el relieve obras de Francisco López Hernández (creados para ese espacio concreto), así como la Virgen del Amor Hermoso, obra de Angel Ferrant.

La presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha aseverado que esta querella pretende una solución "digna" para la capilla puesto que los lugares propuestos por la universidad son "insuficientes". Aparte, argumenta que esta iniciativa persigue que esta situación no se produzca en el resto de capillas de la Complutense.

PIDEN LA INHABILITACION DEL DECANO Y CARRILLO SI SIGUEN ADELANTE

Ha indicado que la presentación de la querella no persigue penas privativas de libertad sino que se dirige a la posibilidad de inhabilitación de ambos querellados si prosiguen con sus planes de cambiar la capilla.

"Queremos que estos se solucione, que triunfe la libertad religiosa, no queremos que nadie vaya a la cárcel ni que nadie tenga que pagar dinero. Queremos que esto se solucione y si no se soluciona lo que vamos a pedir es la inhabilitación del decano y el rector porque no son capaces de defender a sus alumnos ni de dirigir una universidad", ha apuntado Castellanos.

En este sentido, ha comentado que si finalmente el Decanato diese una "solución digna" a la capilla en la que se respetase la libertad religiosa de los alumnos, la asociación estudiaría el sobreseimiento de la querella para evitar mayores conflictos.

Por otro lado, la querella remarca que las necesidades de nuevas aulas son ahora "menos perentorias" que en el curso anterior, que el diseño de la capilla está pensado específicamente para el culto, frente las alternativas planteadas por el Decanato que a su juicio no reúnen esas condiciones.

"Ni el decano ni el rector son propietarios de las instalaciones de la Facultad de Geografía e Historia, pues es una universidad pública, pero aún en el caso de serlo, ni siquiera el propietario puede cerrar la puerta a un inquilino o a un precario sin las debidas garantías, más aún cuando aquí además se está interrumpiendo una celebración religiosa e impidiendo los actos propios de la fe", detalla la querella.

La asociación entiende además que un agravante al delito de coacciones es el impedir la libertad religiosa, un derecho reconocido en la Constitución Española (artículo 16.1). Remarca el texto de la querella que el sentimiento religioso es una parte esencial en las personas que lo profesan y que impedirlo supone una "discriminar" y "ofender" a esas personas.