El Arzobispado quiere seguir negociando la ubicación de la capilla de la UCM

La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, ha aseverado este martes que espera que la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Archidiócesis de Madrid sobre la ubicación alternativa para la capilla de la Facultad de Geografía e Historia, algo que se producirá si la ubicación es "absolutamente digna y adecuada" para el culto y la oración.

Así lo ha manifestado Figar a los medios de comunicación durante una visita a las obras de ampliación del Instituto Neil Armstrong, en Valdemoro, y en referencia a la polémica suscitada entre la universidad y el Arzobispado de Madrid sobre el cambio de lugar para la capilla.

Figar ha manifestado que ha podido conversar con ambas partes y que el rector de la Complutense, José Carrillo, le ha manifestado que ofrece un espacio alternativo para la capilla mientras que, por parte de la diócesis madrileña, se está abierta al diálogo.

Por ello, considera que hay "amplio terreno" para el acuerdo siempre que se ofrezca a la Iglesia una ubicación "absolutamente digna y apropiada para el culto y la oración". "Espero y deseo que lleguen a un acuerdo", ha zanjado.

El Arzobispado de Madrid ha mostrado este martes su disposición a seguir negociando la ubicación de la Capilla de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense porque entiende que el sitio propuesto por el Decanato no reúne las condiciones de aforo y de seguridad suficientes.

En un comunicado, el Arzobispado de Madrid ha asegurado que "nunca" aceptó el traslado de la capilla al lugar propuesto por el decano por considerarlo "insuficiente e inadecuado". Así, ha señalado, lo manifestó en las reuniones de la comisión mixta establecida para revisar el acuerdo entre la Universidad Complutense y el Arzobispado de Madrid que tuvieron lugar los días 23 de Enero y 28 de Febrero de 2013.

El Arzobispado manifestó entonces sus razones por las que no podía aceptar la nueva ubicación y estuvo "siempre dispuesto", ha indicado, "como lo está ahora", a negociar un lugar "idóneo" para el culto católico. "No se ajusta a la verdad afirmar que el Arzobispado aceptó, a través de Pastoral Universitaria, el traslado de la capilla a la ubicación propuesta", han matizado.

Así, han explicado que en Diciembre de 2013, antes de expirar el convenio entre la Universidad y el Arzobispado, la comisión mixta se reunió de nuevo con el ánimo de la renovación y actualización del mismo y que en dicha reunión no se trató el tema de la capilla, sino que se intercambiaron ideas sobre el marco y el contenido del convenio.

El Arzobispado, por su parte, entregó por escrito su propuesta y quedó a la espera de una nueva convocatoria de la comisión, que hasta el momento no ha tenido lugar. El Arzobispado entiende que el hecho de que aún no haya sido renovado no significa que no siga vigente el Convenio "dada la disposición de ambas partes de mantenerlo con las modificaciones que sean acordadas, como quedó expresamente manifestado en la comisión".

En este sentido, ha manifestado que el Arzobispado ha reconocido "siempre" la autoridad y competencia que la Junta de Facultad tiene sobre la reorganización de los espacios de la misma, y por tanto "nunca se ha opuesto a acatar las normas que en este sentido determine".

"Pero en honor a la verdad y a la justicia siempre ha dejado claro que no se puede hablar de traslado de la capilla cuando el lugar que se ofrece para la misma no reúne las condiciones necesarias de aforo y seguridad para la celebración del culto católico. Proponer el traslado de la capilla en estas condiciones es lo mismo que cerrarla", entiende.

El Arzobispado ha afirmado, por tanto, estar dispuesto a seguir negociando sobre este tema para llegar a un acuerdo "justo y consensuado". Tampoco se opondrá a aceptar una decisión de la autoridad competente, "aun en el caso de que no le parezca justa" pero ha añadido que "tiene obligación de informar siempre, especialmente a los fieles cristianos universitarios, de toda la verdad".